Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Investigaciones > Concluídas









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (El Imperio Contraataca (1))

 Generar una versión PDF de: (El Imperio Contraataca (1))


FUENTES

No Han sido cargadas las fuentes aún




ARTÍCULOS AFINES

 El Imperio Contraataca (2)
 El Vuelo del Águila
 Cuando EE.UU. estuvo por invadir la Triple Frontera
 El Informe Kissinger - NSSM 200
 Una fuerza multinacional para defender el Canal de Panamá
 EE.UU. en Ecuador: la mudanza de la escuela de Panamá
 Las dos caras de la moneda
 América Latina en la mira del Pentágono
 Designa Bush a Rice nueva secretaria de Estado
 Asesinan al jefe de la policía de Bagdad
 Aprendiendo de Vietnam
 Hugo Chávez responsabiliza a Estados Unidos sobre cualquier atentado que sufra
 ¿Vuelven las relaciones carnales?
 Nueva Base del Comando Sur de EE.UU. en el Corazón de Suramérica
 Estados Unidos: Marines en Paraguay
 Guarda con el tigre
 Tigres de Acero vs. Tigre de Papel
 Lo que se pactó y no se redactó en Caracas
 Condenado Ortega, huyen las ratas del barco
 2006: Año decisivo para la Revolución Bolivariana
 Estados Unidos busca romper el Bloque Sudamericano desde los eslabones más débiles
 Los locos de adentro y la locura de afuera
 Lo bueno y lo malo de la Revolución Bolivariana
 Colores
 Mediocres alumnos de Dan Mitrione por las calles de Irak
 Tiempos de definiciones
 Fidel: un Hombre contra el Imperio (venció el Hombre)
 Acuerdos bilaterales o multilaterales
 Hugo Chávez inició campaña a 10 meses del proceso electoral
 El Liberalismo o el egoísmo como móvil de la actividad humana
 Se legitima el modelo neocolonial de la Republiqueta Sojera
 Construyendo el ALBA desde los pueblos
 La -prensa seria- y la seriedad de una Revolución
 La oportunidad de las tres puertas
 Populismo
 Usamérica quiere instalar una base militar en República Dominicana
 La menemización de Tabaré Vázquez: Ahora se abre de Chávez y Telesur
 Hugo Chávez sobre la Guerra Mediática
 Chávez y Tabaré: Más Mercosur, muerte al ALCA
 ¿Información, desinformación o qué?


  
El asentamiento militar estadounidense en Argentina
El Imperio Contraataca (1)
1ª Parte
Por Gabriel Martin
Publicado digitalmente: 10 de julio de 2002

Parecen lejanos aquellos años en que el quinto mandatario de Estados Unidos, cuando este era un país grande pero sin mayor importancia, allá a principios del siglo XIX, y el presidente Monroe lanzó su “panamericanismo” (América para los americanos -entiéndase por americanos a los estadounidenses únicamente).

Pero deja de ser lejano cuando un país, aunque mal nos guste, tiene políticas de Estado. Roosevelt, ratificó desde la presidencia, casi un siglo después de Monroe, aquella doctrina un tanto actualizada. Lo mismo aconteció en los últimos años.

JPEG - 31.5 KB
Un viejo diccionario aseguraba que Argentina era potencial competencia del Imperio.

Un viejo diccionario definía a la Argentina como un país que con el devenir de la historia, nuestro país inevitablemente competiría con Estados Unidos. Simón Bolívar ya había respondido hacía un siglo, sin querer, a este planteo: “Los Estados Unidos parecen destinados por la providencia para plagar a América de miseria en nombre de la libertad”.

JPEG - 16.3 KB
La Triple Frontera, invadida por la CIA

A fines de agosto, el Estado Mayor confirmó que harían ejercicios militares conjuntos con un contingente de 200 boinas verdes en la provincia de Misiones. Sarcásticamente, también informaron que los militares del imperio no utilizarían armas. ¿Qué clase de ejercicio militar se puede realizar sin armamento? De ser así, todo indicaría que en algún lugar oculto de la selva misionera, gringos y milicos vernáculos tiraban los dados sobre el deformado mapa del TEG, anunciando el ataque de China a Kamchatka. O se camuflaban con guardapolvos blancos y jugaban a la “mancha”.

Para abordar el caso de la militarización de Misiones, es indispensable recordar que poco antes de dejar la presidencia, el jeque de Anillaco, pidió la aprobación para que Estados Unidos instale formalmente una base militar en la provincia norteña, el cual fue desestimado. De todos modos, como en casi todos los casos, que no se cumplan las formalidades no implica que los fines no se lleven a cabo.

En aquel momento, en el Edificio Libertador, anunciaban que los ejercicios se realizarían en las localidades de Apóstoles y Puerto Iguazú, pero ya en junio, el jefe del Regimiento de Infantería de Monte 9, de Puerto Iguazú, el teniente coronel Molinas, afirmó a un medio misionero que no tenía órdenes de acondicionar las instalaciones para recibir a los ilustres visitantes. Sin embargo, en Diputados tenían el pedido de la aprobación de un permiso para aprobar dicho arribo.

La intervención estadounidense comenzó a enmascararse como un operativo militar para combatir a células supuestamente asentadas en la zona de la Triple Frontera. ¿Pero como iban a combatir a terroristas sin armamento? Con los dados del TEG seguro que no.

En el medio, el emperador George Bush se plantaba frente al Tribunal Penal Internacional para pedir inmunidad a los soldados estadounidenses en cualquier operación, es decir, que no sean juzgados. Finalmente Estados Unidos e Israel consiguieron dicha autorización.

JPEG - 21.5 KB
Informe Diputados pag. 1

Las operaciones de marines estadounidenses en territorio argentino no comenzaron en ese momento. Ya en Salta un periodista había denunciado que una base provisoria albergaba una de las legiones imperiales, en Entre Ríos también habrían realizado ejercicios militares y también fue denunciada la instalación de una instalación del sistema de espionaje Echelon, capaz de procesar todas las comunicaciones (teléfonos de línea, celulares, fax, correo electrónico) ?chupando? conversaciones o intercambio de información basado en un filtro de palabras clave. Es decir, si se detecta que un correo posee la palabra “bomba”, luego “New York” y también “Osama”, esta información va directamente a los cuarteles de inteligencia para definir la acción a seguir.

El pasado 2 de diciembre, a las 20.30 hs. se desclasificó el documento en donde el Poder Ejecutivo envió a la Cámara de Diputados el pedido de autorización del ?ingreso al territorio nacional de efectivos del Comando Sur del Ejército de los Estados Unidos de América especializados en la lucha contra el narcotráfico (...) en jurisdicción NO y NE, con fuerzas especiales de la Gendarmería Nacional?. Dichos folios estaban firmados por el canciller Carlos Ruckauf; el ministro de Justicia, Juan José Álvarez; el jefe de Gabinete, Alfredo Atanasof y por supuesto, el ministro de Defensa Horacio Jaunarena. Ninguno de los firmantes quiso confirmar a El Descamisado dicha información.

Las actividades se realizarían en Salta, desde el mes de octubre, y en Misiones, durante el primer semestre de 2003, más precisamente en los meses de abril y junio en territorio misionero y a partir del 15 de octubre en Salta. Dicho pedido habría sido sancionado con fuerza de ley por ambas cámaras del Congreso de la Nación.

JPEG - 14.2 KB
Escenario de Cabañas II

SALTA

El periodista Fabián Magnotta, del diario entrerriano El Argentino, publicada el 18 de agosto de 2001, sacó a la luz un comunicado de un grupo de diputados al entonces huésped del sillón presidencial, Fernando De la Rúa, que lo advertían sobre lo que se denominó Operación Cabañas 2001, que no eran otra cosa que ejercicios militares estadounidenses en la provincia de Salta.

La denuncia fue presentada al Ejecutivo el 17 de agosto de 2001 y declaraba que las maniobras militares se estaban realizando ?sin la correspondiente autorización del Congreso Nacional para el entrenamiento de las Fuerzas Armadas de la Región en un campo de batalla compuesto por civiles, organizaciones no gubernamentales y agresores potenciales?.

El documento también alerta sobre la instalación de bases militares de Estados Unidos en territorio nacional. La denuncia fue rubricada por los diputados Mario Das Neves, Alfredo Bravo, Alicia Castro, Gustavo Cardesa, Ramón Torres Molina, y Alfredo Villalba.

EN EL SUR

Un día antes, el 16 de agosto de 2001, el entonces diputado nacional y actual Director Nacional de Aduanas, Mario Das Neves, presentó un pedido de informe a la Chancillería sobre una supuesta instalación de una base misilística en la Patagonia. Está claro que no era precisamente argentina. El rumor que corría por aquel entonces en los pasillos políticos es que Estados Unidos estaba instalando una base del sistema Echelon en algún lugar de la Patagonia, y una base de lanzamiento para el afiebrado escudo antimisilístico tan soñado por Calígula en sus trasnoches desde que está en la Casa Blanca.

JPEG - 18.8 KB
¿Base Antimisil?

Está más que claro que, por más que Argentina mantenga siempre una posición neutral ante un conflicto bélico nuclear, por ejemplo entre China y Estados Unidos como pronosticó el ex secretario del Departamento de Estado, Samuel Huntington, el hecho de tener una base con capacidad nuclear en nuestro territorio, nos transforma inmediatamente en objetivo militar ineludible.

Ese mismo día, el diputado del ahora casi extinto Frepaso, José Vitar, presentó en el Congreso un proyecto de Resolución cuyo punto primero citaba directamente aconsejar al ?Poder Ejecutivo Nacional abstenerse de participar en el programa de defensa antimisiles impulsado por el gobierno de Estados Unidos, cuyo objetivo sería el de contrarrestar la ?amenaza de los llamados Estados paria?.

Entre los fundamentos expuestos, Vitar destaca un artículo del diario británico Financial Times, publicado el 18 de julio de 2001, en donde el jefe del Pentágono, Donald Rumsfeld, propone para rescatar a la Argentina de la crisis económica, que esta se postule como ?voluntaria? para el asentamiento del escudo antimisiles. Y afirma que de conceder esto, ?Argentina se convertiría en el acto en objetivo nuclear?.

La nota del Financial Times, del periodista David Hale, concluye que ?el único hombre capaz de bajar las tasas de interés de Argentina es el Ministro de Defensa, Donald Rumsfeld, ya que si este asignara a la Argentina un rol en la política de seguridad de Estados Unidos, ?los inversores creerán que Bush no la dejará caer en la cesación de pagos?.

Este chantaje no tiene nada de original. El gobierno de Bush presionó a Perú para cambiar territorio nacional a cambio de una rebaja en la deuda externa. El diario Expreso de Perú citó el 27 de junio del año pasado que Lima deja de pagar 14 millones de dólares durante los próximos 16 años, firmado en Washington por el embajador peruano Allan Wagner y el Subsecretario de Asuntos Internacionales del Tesoro estadounidense, John Taylor.

JPEG - 24.8 KB
El decreto de Manfredoti.

El 1 de agosto de 2001, en el Boletín Oficial de Tierra del Fuego, sale publicado el decreto 1369, firmado por el gobernador Alberto Manfredotti el 26 de julio de ese año, que dice en su artículo 3º: ?Afectar las cinco parcelas (de una hectárea cada una) de tierra Fiscal rural para la implementación del Sistema Internacional de Vigilancia para la Prevención y Prohibición de Ensayos y Explosiones Nucleares?.

Dicha base estaría emplazada en la zona de Río Valdez, en las cercanías de Laguna del Indio. A mediados de agosto del año pasado, el secretario del gobierno fueguino, en declaraciones al periodista Daniel Puebla de FM Aire Libre, admitió que la sesión de entregas de tierras rurales para la instalación de semejante tipo de bases es ?algo de rutina en la gestión de gobierno?. También dijo que era para estudios ?necesarios para la humanidad? ( diario Provincia 23 del 17/08/01).

Las negociaciones, mejor dicho, la entrega de soberanía a cambio de nada, como no podía ser de otra forma había comenzado en 1996. ¿Quién era el monarca ?mitad mono, mitad garca- en aquellos años?

LA ANTARTIDA TAMBIEN

Ni siquiera el continente de hielo se salva de los tironeos imperiales y las bajezas vernáculas. Para agosto de 2001 comenzó a hablarse de un apoyo económico británico a Buenos Aires, en los meses previos a que el país ardiera en llamas, a cambio del cierre de tres bases militares en la Antártida. Esta vez el interesado era Gran Bretaña.

JPEG - 26.8 KB
Bases de la Antártida Argentina

La fuga delarruista terminó dejando para otro momento dicha operación. Las bases por las que se pedía la cabeza eran la de Orcadas, en la homónima isla, y ya en la Antártida la Base Esperanza, Base San Martín y otra base que estaría ubicada al norte de Marambio.

Los rumores habían comenzado a tomar estado semipúblico, y durante tres ediciones, el diario La Nación (que no se caracteriza por su antibritanismo) publicó una desmentida de Fernando De la Rúa el 15 de agosto del año pasado en la que negaba el cierre de tres bases antárticas. También había negado que fuese a renunciar.

Lo curioso es que las negociaciones sobre la Antártida, es que habían sido establecidas en un supuesto secreto entre idas y venidas de intercambio de grupos de inteligencia militares de ambos países, no fue un pedido abierto ante la tribuna de las Naciones Unidas. Es decir, se suponía que nadie debía saber que la presión provenía de Londres. Pero al día siguiente, De la Rúa se apersonó en la embajada británica y junto al titular de la misma volvieron a desmentir que esté en marcha una operación semejante.

Un dato importante sobre las pretensiones de Gran Bretaña sobre el continente de hielo, es quiénes reclaman porciones del Polo Sur. Sólo dos países reclaman por intereses separados: Francia (el espacio menor) y Noruega. El resto responde directamente a la misma corona o está alineado a ella. El reclamo británico incluye entre sus meridianos, lo que comprendería la porción argentina y la chilena (estos últimos alineados a Washington y Londres); la parte más grande es pretendida por Australia, país del Commonwealth que hace cuatro años realizó un referendo ratificando por un 98 por ciento que seguían bajo la corona inglesa, pese a ser un país independiente; y por último otra ex colonia británica, Nueva Zelanda. Es decir, salvo el reclamo francés, de pocas chances, y el noruego que es más inviable aún, toda la Antártida sería controlada por Gran Bretaña y sus ex colonias aliadas.

LA PATAGONIA JAQUEADA

De forma ?casual?, y sin supuesto motivo alguno, la encuestadora Giacobbe y Asociados realizó en toda la Patagonia, una encuesta ente sus habitantes para ver que grado de probabilidades existía de una entrega del territorio del sur argentino a cambio de la cancelación de la deuda externa. El 72.3 por ciento votó negativamente y el 14 por ciento por la opción afirmativa. El resultado es anecdotario. Lo importante es el mensaje.

El Imperio suelta su boca con medidas de máxima, las cuales supera con ideas más delirantes así las que antes habían sido las más osadas, ahora sean moderadas. Tal fue el caso de la conformación de un gabinete de gobierno de notables extranjeros que definiese las políticas económicas a seguir, para luego soltar la idea al pasar del canje de territorio por deuda y hasta comentar la intervención militar del país. Para ese entonces, el plan del fallecido economista Dornbusch parecía un cuento de hadas y se terminó conformando esa mesa de notables burócratas que aparecieron durante la gestión de Remes Lenicov en Economía, que finalmente fracasó.

De esta forma, tirando sobre las mesas las cartas de la entrega de territorio, la posibilidad de la instalación de bases militares pasaría a ser algo aceptable, antes que proceder a la fase final de la entrega que es la territorial.

POR QUÉ

Son muchos los motivos por los cuales las dos potencias alineadas históricamente, Estados Unidos y Gran Bretaña, realizan tales operaciones sobre el territorio nacional. Las pretenciones de Londres responden a cuestiones geoestratégicas, funcionales también a Washington. Pero los enclaves territoriales estadounidenses en Argentina tienen diversos motivos.

JPEG - 17 KB
Comunicado sobre militarización del norte.

La base en el sur, tiene como funcionalidad, el monitoreo sobre cualquier futuro ataque que pueda sufrir desde el extremo sur del globo, mientras que las del norte cubren parte de las necesidades de control y seguimiento de la franja sur que llega hasta el istmo de Panamá, mientras que el Caribe es controlado desde sus bases en Colombia y Puerto Rico.

Pero políticamente, el ingreso en Argentina tiene sus particularidades. Una fuente de inteligencia militar que pidió anonimato, lo explicó de forma sencilla: ?Estados Unidos, para preservar sus intereses en Argentina tendría dos opciones que consideran prácticamente inviables, aunque no las descarta. O bien un gobierno cipayo como el de los ?90 que respondía a todos los caprichos; o instaurar un gobierno militar. La primera opción es una incertidumbre porque el malestar social sería explosivo, y la carta militar, luego del desastre de la dictadura, incluida la catástrofe de Malvinas en la que nuestro prestigio es nulo (le faltó mencionar como factor de desprestigio el terrorismo de Estado y los desaparecidos). Por lo tanto, el despliegue militar en la zona indica que ahora, para preservar sus intereses, son capaces de intervenir directamente utilizando su aparato militar?.

Concluídas
. Cómo el Imperio mueve sus piezas en Latinoamérica
. Rodolfo Walsh
. El Informe Kissinger - NSSM 200
. Carta Abierta de un escritor a la Junta Militar
. Carta Abierta de un escritor a la Junta Militar
. ¿El último negocio de Ibarra?
. Minerales al rojo
. Prisión y tortura en la Argentina
. El precio de un muerto
. Camila
. ¿Qué Pagamos?
. Cinco Siglos Igual
. La Contraofensiva
. Buenos Aires S. A.
. El Vuelo del Águila
. El Imperio Contraataca (2)
. El Misterioso Señor H
. Escuadrones de la Muerte
Ir a la sección: Concluídas

 
Investigaciones Rodolfo Walsh