Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Ideas > Memoria









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Malvinas: Del “Belgrano” al “Sheffield” (II))

 Generar una versión PDF de: (Malvinas: Del “Belgrano” al “Sheffield” (II))

Para pensar la patria
Malvinas: Del “Belgrano” al “Sheffield” (II)
Por Enrique Oliva
Publicado digitalmente: 11 de mayo de 2005

Londres, Lunes 3 de Mayo 1982

Cuando del exterior se habla desde ayer del hundimiento del Crucero General Belgrano, aquí se dice solo que “ha sido torpedeado”. Oficialmente, nada más.
Con frecuencia se lanzan anuncios, siempre falsos, asegurando que Argentina aceptó la rendición incondicional y renunció a su soberanía sobre las islas.
Se ignora intencionadamente la desaprobación en la prensa europea por el ataque al Belgrano y los bombardeos a Puerto Argentino. En Francia se vio ese repudio en el derechista Le Figaro, el centroizquierdista Le Monde y el izquierdista Liberation.
En medios religiosos populares, tradicionalmente pacifistas, hay intranquilidad. El arzobispo de Canterbury doctor Runcie, primera jerarquía del anglicanismo después de la Reina, recién ayer hizo una suave justificación del uso de la fuerza. No se descarta que, a raíz de ello, tenga problemas. Hace unos quince días feligreses católicos le invadieron la catedral para obligarlo a una definición contra la guerra atómica que podría desencadenarse en el Atlántico Sur.
Por parte, el cardenal católico Basil Hume se expresó más duramente belicista que el anglicano. Esto lo hace cuando la grey católica se manifestó en masa, por medio de sus distintas agrupaciones, contra la guerra y el colonialismo.
Ante las reacciones de los dirigentes católicos, el cardenal Hume quiso justificarse pidiendo que leyeran bien sus palabras. Pero sus conceptos son bien claros. Él aprueba, sin reservas, el proceder bélico de Margaret Thatcher. Esta se consideró muy satisfecha y enarbola la declaración del jefe católico Hume como un triunfo.

Ocultación y manipulación de la información

Sin hablar la prensa de los claros disgustos extranjeros por el bombardeo de Puerto Argentino, ni mencionar los apoyos contundentes a Buenos Aires, se siguen publicando intrigas involucrando a Chile y Paraguay. Los programas que el Foreign Office dirige a Latinoamérica por la BBC International, tienden a provocar reacciones antiargentinas en esos dos vecinos.
El tema central son las reivindicaciones territoriales. Con respecto a Paraguay, tergiversan la historia real. Olvidan que la guerra contra el mariscal Solano López fue de inspiración británica y no argentina, aunque el gobierno impopular de Buenos Aires contribuyó a la misma, donde el pueblo debió pelear a la fuerza. “Aquí mando veinte voluntarios, devuélvanme las maneas”, dice un mensaje de un agente “reclutador” porteño que llevaba gauchos a una lucha no deseada entre hermanos.
El único lugar donde teóricamente se dan informaciones sobre la guerra es el Ministerio de Defensa. Allí aparece en un estrado, con fondo de las islas Malvinas muy mal dibujadas y con escalas equívocas, un gélido vocero que abusa del “no comment” (sin comentario). Así respondió cuando se le preguntó en base a qué norma legal o de la guerra fue atacado el “Belgrano” por fuerzas británicas fuera de la zona de bloqueo de 200 millas establecida por Londres, y si ello significaba la extensión del conflicto. La última información de hoy se refiere a la necesidad de negar que las fuerzas argentinas hubieran hundido o dañado la nave de guerra “Exceter”, cuando ya Buenos Aires había desmentido esa noticia dada por una agencia, y que el 29 ya publicaron varios diarios ingleses, tales como The Telegraph y The Times.
Sobre posibles intentos de desembarcos, “nada que informar al respecto”, cuando Buenos Aires viene diciendo que repelió varios.

Otra cosa inexplicable es la angustiosa urgencia de los pedidos de enviar más tropas al Sur y ampliar la ayuda de Estados Unidos en material es bélicos modernos y aún no probados.
Hoy la primer ministro cumplió tres años en el gobierno. Se habló del tema porque Margaret Thatcher había prometido festejar la fecha con la recuperación de las Malvinas.
Moscú ratifica una vez más que La Unión Soviética no permitirá ninguna restauración colonial.

Pym y sus “gestiones de paz”

El canciller Francis Pym regresó de Estados Unidos, donde simplemente trató allí con sus aliados temas militares, según hizo trascender.
El “cínico” Pym, como lo llama Moscú, volvió a insistir sobre “conversar desde una posición de fuerza”, destacando su satisfacción por la “eficiencia y rapidez” de los aportes yanquis.
Por último, queda claro que las visitas de Pym en Nueva York al secretario general de las Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad fueron simplemente de cortesía, pues nada ha hecho por hacerlos intervenir en una solución pacífica del conflicto.
Aunque el presidente Ronald Reagan anoche se ha manifestado “sorprendido” (sic) por el ataque al Belgrano, esa “sorpresa” no ha sido acompañada por ninguna medida concreta para ayudar a la paz y sigue incrementando el envío de armas más potentes y sin duda se sentirá repetidamente “sorprendido” cada vez que cause muertes de argentinos.
Junto a su anuncio a su anuncio de “sorprendido”, mandó a Londres a su secretario de marina almirante John Lehman, “para ofrecer cuanto precise Gran Bretaña en su lucha por la “libertad”, según éste lo declaró aquí.

Estados Unidos y su guerra económica-militar

Es cierto que las sanciones económicas aplicadas por Estados Unidos a la Argentina no son graves, pero sí son dramáticamente graves las medidas de tipo militar que adoptó.
Ayer se difundió por la BBC una nota de su corresponsal en Buenos Aires, John Paley, diciendo: “Los Estados Unidos se hicieron acreedores (en la Argentina), en este momento, de más hostilidad que Inglaterra... Los descendientes de norteamericanos en Argentina creen injusto que este país los identifique con el bando británico”.
Asimismo, nadie deja de recordar a Vietnam. Allí fueron los norteamericanos a defender colonias francesas, cuando ya estaban vencidos los galos, y se quedaron solos aguantando todo el peso del disparatado conflicto.
Cabe recordarse que el poeta Ho Chi Ming no fue siempre comunista y tuvo marxistas entre sus adversarios internos. Pero cuando los norteamericanos lo acorralaron, junto a su estrecho colaborador el legendario general Giap y al actual jefe del gobierno de Vietnam del Sur, Phan Van Dong, comenzaron a recibir ayuda masiva de China y Rusia.
Con Cuba ocurrió lo mismo. Si bien Raúl Castro, hermano de Fidel, era comunista, los correligionarios de éste no estuvieron en las sierras. Fidel y sus hombres, al tomar La Habana, entraron con pañuelos de cuello con la imagen de la virgen y celebraron con una multitudinaria misa donde Castro recibió la comunión. Pero también al enfrentarlo Estados Unidos, en defensa de los intereses yanquis que dominaban a Cuba, poniéndolo entre la espada y la pared, se declaró comunista. Poco después confesó: “No sé bien qué es el marxismo. Ahora estoy leyendo una biografía muy interesante de Marx”.
Recuérdese que la primera salida al exterior de Fidel Castro al triunfar su revolución, fue a Estados Unidos. Habló con el presidente y en el Congreso. En todas partes pidió comprensión. Explicó que se necesitaban cambios en su país y expuso su plan para levantar a Cuba del atraso. Para ello requería que las multinacionales y las mafias le dejaran hacer. como también las mafias que lo dominaban todo. No lo entendieron. Él quería seguir siendo amigo de los yanquis que tanto lo ayudaron en la lucha armada, pero lo dejaron sin alternativa.

Michael Foot y Anthony Benn “traidores”

La prensa conservadora continúa sus ataques, no solo contra el líder laborista Michael Foot, sino también contra el jefe de su ala izquierda Anthony Benn. Ambos son considerados “traidores” por los halcones del conservadurismo.
En el caso de Benn la “traición” se la estima doble. Le señalan que su apellido no es Benn sino Wedgwood. Lo de Wedgwood alude a una antigua fábrica de porcelana fundada por su familia y tenía título de nobleza, al que renunció para mantenerse en los Comunes. Además, se casó con una millonaria norteamericana. Por todo ello, es “traidor de clase”.
Una muestra de las “inconveniencias” que atribuyen a Benn, hoy el Daily Telegraph le enrostra que divulgó en los Comunes la carta de un soldado embarcado en la flota, dirigida a su novia en Inglaterra. “Los soldados no tienen interés en pelear”, escribe, pues “nadie quiere disparar por unas islas tan lejanas de la Gran Bretaña”.

Títulos Destacados de la prensa Inglesa del Día

Como noticia de “última hora” todos los medios encabezaron hoy con la noticia de que fue torpedeado el crucero “Belgrano”. Nadie alcanzó a hablar del hundimiento.

El bicentenario Times, como siempre, encontró justificativos para defender desde la esclavitud y piratería, a las conquistas por la fuerza de colonias por toda la tierra. Por supuesto, todo en nombre de la civilización, el orden y la democracia. Para esa justificación usaban la idea de “white mansburden” (“la carga del hombre blanco”) como si fuera un penoso trabajo el tomar colonias para cumplir “con el deber de humanizar”. De explotar no se decía nada, aunque fuera la real y única intención de las agresiones armadas.

Hay un secreto a gritos, comentado en todos los círculos pero sin que nadie lo difunda por los medios. Es que el submarino que torpedeó al “Belgrano” era nuclear. Eso si que es un acontecimiento histórico: ¡Ha debutado la guerra atómica marítima!

No obstante el fracaso del bombardeo de Puerto Argentino, se destaca que “va a pasar a la historia militar como uno de los golpes más hábiles”, dice el Daily Star.

En este conflicto casi nadie, y en muy raras ocasiones, la prensa inglesa usa la palabra colonia o colonialismo. Cuando se menciona a Malvinas, “acostumbrada a vivir en libertad y democracia”, se la llama “parte del territorio británico”, aunque esté exactamente a 8.250 millas marítimas (15.279 kilómetros).

Irlanda e Italia, por criticar al colonialismo se han convertido en los países europeos más agredidos como fascistas por Londres. Si se trata de naciones fuera del viejo mundo, se atribuye la inquietud a “provocaciones comunistas”.

El “peligro rojo” está siempre latente y ante el menor atisbo, rápidamente se inician ataques esgrimiendo “valores superiores” para silenciarlo. Según The Guardian, “Reagan dice que la lucha contra el marxismo está en peligro”. El Herald Tribune también habla del lamento de Ronald Reagan porque al ponerse junto a Gran Bretaña ha perdido un gran aliado (Argentina) en la lucha anticomunista.

En un informe de la agencia TASS en Washington se dice que “la misión de Haig sólo sirvió para ayudar a Gran Bretaña a ganar tiempo para establecer un bloqueo total de Malvinas para consolidar los intereses británicos y norteamericanos en el Atlántico Sur.

Una nota en el Times títula: “Pym (el canciller inglés) incrementa la presión diplomática en Estados Unidos”, declarando que “la crisis de Malvinas es un problema mundial y no sólo un problema británico”. El “problema mundial” se presenta descaradamente como una obligación universal de contribuir con la Gran Bretaña en esta batalla que llama contra la agresión, y por la democracia y la libertad. Ayer ha declarado también Pym que: “Los argentinos necesitaban una lección”, dice The Sun.

Según The Daily Telegraph, “Estados Unidos podría ajustar la tuerca económica sobre Argentina”, explicando que la administración Reagan está estudiando incrementar las sanciones para ponerse a tono con las impuestas por los países del Mercado Común”.

En el Daily Star de hoy leemos: “¡Pym: Los jefes de la Junta corren asustados!” Y agrega: “Hay un montón de gente corriendo preocupada en Buenos Aires. Los hechos del fin de semana, más la captura de Georgias del Sur, los tiene consternados”.

También el Herald Tribune editorializa hoy sobre “principios”, como si fuera de los “principios” del colonialismo no existieran otros valores anteriores.
The Times, tampoco se pierde la oportunidad de hablar de principios y se los desea hacer ver a Juan Pablo II. Hoy publica una nota titulada: “Los dilemas de la visita del Papa”. Habla de “una cierta resistencia en virtud de la posibilidad de que el Pontífice anule su visita si Gran Bretaña y Argentina están en guerra. En algunos círculos se dice que debería venir, bajo cualquier circunstancia, como testigo de principios importantes”.

El Daily Express trae hoy una nota capciosa. Se titula: “Excesos en la guerra de palabras”. Y dice: “La desinformación tenía por objetivo desmoralizar al enemigo y era una especialidad de los nazis en la Segunda Guerra Mundial. Parece que los argentinos continúan con la tradición”.

Es un descaro hablar de desinformación como práctica de nazis y ahora copiada por los argentinos. Estas técnicas los ingleses las han sublimado y pérfidamente.

Y como no podía faltar, se habla de algo muy inquietante en todo el mundo, referido a la posibilidad de que Argentina se declare imposibilitada de pagar los servicios de su deuda externa, a causa de las sanciones aplicadas contra sus intereses, precisamente por todos los países acreedores.

Aunque muy suave, sin darle el alcance de su real gravedad, hoy The Times trae un artículo titulado: “Los pagos de la deuda podrían suspenderse”. Es una nota desde Nueva York de Nicholas Hirst. Dice que “los banqueros están preocupados pues si el conflicto en Malvinas empeora, Argentina podría declarar una moratoria en los pagos de su deuda a los acreedores norteamericanos...”.

The Times titula: “Un día de tensión y alegría”. Es una nota enviada por John Witherow desde el “Invencible”. Relata que “dos barcos que fueron atacados por ‘Mirages’, sufrieron daños leves por esquirlas y un herido... los portaaviones fueron atacados por tres ‘Canberra’ que los ‘Harriers’ del escuadrón 801 del ‘Invencible’ derribaron a uno, otro huyó, y el tercero fue alcanzado por una flotilla de ‘Harriers’ y regresó dando señales de emergencia”.

“Se admite pérdida de aviones”. Se refiere a dos aviones argentinos “Dagger” (la versión israelí del “Mirage” francés), en persecuciones aéreas con “Harriers” británicos. El comunicado de Buenos Aires, “en una versión detallada del día de combate, informó que aviones británicos habían sido seriamente dañados y forzados a suspender sus ataques del sábado “por su falta de capacidad y fortaleza” para proseguir el ataque. Estos aviones intentaron aterrizar en Malvinas, pero sus intentos se vieron frustrados.

El Sun titula: “los hombres de las SAS se arrojaron en paracaídas desde 25.000 pies de altura (unos 8.000 metros). Dicen que se lanzaron de un Hércules, utilizando máscaras de oxígeno y equipo contra congelamiento. Cayeron en caída libre hasta los 4.000 pies, llevando carga de 110 libras, que incluían explosivos, radio y armas. No explica si se trató de un operativo o un ejercicio”. Si fuera cierto este operativo con Hércules no pudo haber partido y volver a Ascención. ¿Y entonces...?

Daily Express titula: “Héroes anónimos colocan en la mira a bombarderos”. Dice que “un grupo de valientes, utilizando linternas láser, integran comandos ocultos en las islas y están armando la victoria electrónicamente”. Trabajarían para direccionar disparos de armas pesadas. “Se cree -dice- que los argies perdieron por lo menos 14 aviones y 4 pilotos en 24 horas de bombardeo y persecución aérea.

El mismo medio titula: “Diario de un joven conscripto asustado”. Es “el diario de guerra de un soldado argentino, quien revela ‘la miseria y el miedo de un conscripto adolescente en las islas Malvinas’... Su diario fue entregado a la influyente revista argentina Tal Cual, minutos antes del ataque”.

Daily Mirror titula: “‘Hermes’ fuera de acción” - “Siete aviones derribados”- “grupo de desembarco repelido”. Estos subtítulos ridiculizan supuestas informaciones de la Junta.

Editorial: “Ofrecimiento de paz”. Dice que “la paz es más urgente ahora y aún más difícil de conseguir”. Y agrega: “Cada hombre que muera en batalla, británico o argentino, va a ser un obstáculo más para la posibilidad de un acuerdo”.

The Daily Telegraph: “Solicita conversaciones de paz”. Se refiere al plan de siete puntos del presidente peruano Belaúnde Terry, que se cree comprende propuestas hechas previamente por Estados Unidos. Dicho plan ahora se complica con el hundimiento del Belgrano.

The Guardian denuncia: “Buques se reabastecen en Sierra Leona”. Se refiere a dos naves inglesas, “una de ellas, por lo menos, transportando equipos militares aeronáuticos llegaron a reabastecerse en Sierra Leona, antes de proseguir hasta el Atlántico Sur. Llevaban aviones y helicópteros camuflados en la cubierta del ‘Atlantic Conveyor’, de 28.000 toneladas, para contenedores, que junto con el ‘European Ferries Europic’, elevó a seis el número de naves que utilizaron las instalaciones de la ex colonia británica”. Herald Tribune en tapa: “Siguen las conversaciones luego del ataque británico”. Subtitulo: “Londres dice que no perdió ni aviones ni barcos en los ataques a Malvinas”. “Apoyo a Gran Bretaña” titula su editorial, y subtitula: “Principios sostenidos” y “generales advertidos”.
Daily Star ocupa más de la mitad de la primera página titulando: “Héroes del aire”. Como subtítulo: “La historia completa de la primera batalla real en Malvinas. Y en la doble página 14-15 dice que “el ejército secreto de Gran Bretaña está posicionado para atacar”.

. Memoria
. . A 40 años de la ocupación total de Palestina
. . La derrota estratégica del pueblo argentino
. . La derrota y sus lecciones
. . Uturuncos: Murió el Comandante Faber
. . Lisandro De la Torre: Crónica de un suicidio patriótico
. Ir a la sección: Memoria

Investigaciones Rodolfo Walsh