Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Dossiers > América Latina









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (El momento político de Lula)

 Generar una versión PDF de: (El momento político de Lula)

El momento político de Lula
Por Geraldo Tadeu Moreira Monteiro
Publicado digitalmente: 20 de febrero de 2005
El gobierno del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva ha llegado a un punto de inflexión entre la estabilización de las expectativas negativas y el rescate de los sueños suscitados por su retumbante victoria en las elecciones de 2002.
En efecto, la elección de un presidente obrero, miembro de un partido de izquierda, el Partido de los Trabajadores (PT), provocó grandes esperanzas y preocupaciones. Lula tuvo que vencer la desconfianza de las clases empresariales y del mundo financiero internacional, mientras calmaba a los movimientos sociales con su voluminosa agenda de cambios urgentes. Con una política fiscal aun más cerrada que la de su antecesor, logró mantener bajo control los indicadores macroeconómicos, estabilizar el dólar, reducir el "riesgo Brasil" y restablecer los flujos financieros internacionales. A fines del año pasado, pudo finalmente celebrar un crecimiento de 5%, con aumento de las exportaciones y una reducción del desempleo.
Sin embargo, todo eso ha implicado un alto costo político. Rápidamente se disipó el crédito que Lula tenía en los movimientos sociales. Un sector disidente del ala radical del PT le acusó de desvío programático y eso terminó con la expulsión de tres parlamentarios y con la salida de varios militantes históricos. Lula ha visto crecer la oposición de la izquierda con la desagregación de su base parlamentaria.
En aras de la "gobernabilidad", Lula incorporó a su gobierno al Partido del Movimiento Democrático de Brasil (PMDB), el gran partido centrista conservador. Con eso, la consistencia política del gobierno se vio aún más comprometida, tal como le pasó a Fernando H. Cardoso.
La reciente derrota del PT en la elección del nuevo presidente de la Cámara de Diputados es sólo un ápice de un proceso de desgaste de un partido que curiosamente sufre de un "déficit" de política. En efecto, la incontestable victoria de Lula produjo una dinámica de concentración de poder en el PT y, dentro de éste, en las manos de un grupo cerrado en torno a los ministros Palocci y Dirceu. Con las decisiones concentradas en el "grupo palaciego", los otros partidos de la coalición y las bases del PT fueron puestos en el papel de simples coadyuvantes. Gracias a un control estrecho de la agenda del Congreso, Lula hizo aprobar todas sus reformas legislativas. Sin embargo, con el argumento del "esfuerzo fiscal" el gobierno no ejecutó más que el 20% del presupuesto federal, lo que provocó la ira de los parlamentarios contra "los burócratas del área económica".
En las elecciones municipales, el PT atropelló a los partidos de la coalición. Para ganar, el partido no sólo hizo alianzas con formaciones conservadoras, sino que celebró acuerdos con liderazgos disidentes en otros partidos. Esto agudizó sus contradicciones internas. Alzado a la condición de partido más votado de las últimas elecciones, el PT tuvo pérdidas significativas, como la alcaldía de Sao Paulo. Con su soberbia, no percibió todo ese movimiento y acabó perdiendo todos los puestos que detentaba en la dirección del Congreso.
Desde este punto de vista, se puede ver que el actual es un momento de definición para Lula y su proyecto político, tanto en el área de la política interna como en el de la política exterior. ¿Cuales son sus retos principales para este año? Primero, necesita convertir el buen desempeño económico en crecimiento con distribución de renta, pues de otra manera aspira apenas a repetir lo hecho por gobiernos anteriores, lo que frustraría millones en Brasil y en el extranjero. En su política interna, tiene que recomponer la base parlamentaria, con una redefinición de los términos de la relación con el Congreso y con los partidos políticos. Y a nivel internacional, no se debe olvidar de promover el relanzamiento del Mercosur como una defensa contra la agresiva política norteamericana a través de la Area de Libre Comercio de las Américas. La conquista de un asiento en el Consejo de Seguridad no puede convertirse en una razón para el abandono de los compromisos históricos de Brasil con el Cono Sur y con el Eje Sur-Sur.

*Geraldo Tadeu Moreira Monteiro, cientista político brasileño, Director y Presidente del Instituto Brasileiro de Encuesta Social La Tercera de Chile - 19 de febrero de 2005
. América Latina
. . Aprendiendo de Vietnam
. . Fidel Castro y Hugo Chávez realizarán en Montevideo dos actos públicos
. . Preocupación en Estados Unidos por el crecimiento de Evo Morales
. . Presidente Carlos Mesa amenaza con dejar el gobierno
. . Detectan nuevas cuentas por US $ 3 millones en Miami
. Ir a la sección: América Latina

Investigaciones Rodolfo Walsh