Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Claves





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Estados Unidos y su marcha sobre Moscú)

 Generar una versión PDF de: (Estados Unidos y su marcha sobre Moscú)


Radares del escudo antimisiles emplazados en California

Rusia apuntará sus misiles hacia Europa y no descarta un ataque en respuesta
Estados Unidos y su marcha sobre Moscú
Por El Equipo
Publicado digitalmente: 5 de junio de 2007
EE.UU. planea emplazar bases permanentes con radares y misiles en Europa Oriental. República Checa, Polonia y Lituania dieron luz verde, y se construirían otras en Rumania, Grecia, Turquía y los Balcanes. Moscú siente la amenaza de una avanzada armamentista sobre su zona de influencia y no descarta una respuesta militar.

Los Estados Unidos retomó seriamente el primer proyecto del complejo militar industrial que intentara llevar adelante George W. Bush cuando comenzó su presidencia: el escudo antimisiles.

El mismo, ideado en los años de Ronald Reagan, quedó postergado por razones políticas: el colapso de la Unión Soviética. Luego, George W. Bush debió suspender el megaproyecto cuando un extraño complot, con ciertas complicidades locales, cambiaron la agenda de expansión estadounidense con los atentados del 11 de septiembre de 2001. La administración Bush prepara un candado para las pretensiones de los Demócratas y Republicanos de retirar a los marines de Irak: cuando termine el 2007, Estados Unidos tendrá 14 bases militares permanentes en Irak, que se sumarán a las que tienen en Arabais Saudí, Oman, Yemen, Qatar, Kuwait y Afganistán.

Si bien toda la guerra de ocupación sobre Irak se dirigió desde Arabia, las bases en Irak responden a la hipótesis de conflicto con Irán, país fronterizo que vio un ejercicio militar de las tres fuerzas estadounidenses sobre sus costas y frontera el 3 de junio.

Pero al mismo tiempo, Bush avanza ahora con el tal vez, último regalo para la industria militar. Y en esto hay que tener en cuenta que el complejo militar industrial es el principal generador de empleo en los Estados Unidos y al que van destinados por año más de 350.000 millones de dólares que se reparten un puñado de corporaciones (hay que tener en cuenta que a diferencia de la Argentina y muchos países de América Latina donde las fabricaciones militares son realizadas por el Estado, en EE.UU. sólo lo hacen contratistas privados como Boeing, Lockheed, GM, etc.).

Estados Unidos tiene desde los años de la Guerra Fría una base permanente en Alemania, en pleno corazón de Europa, pero en aquel contexto no podía ir más allá. Hasta ahora. La administración Bush planea instalar bases antimisiles en una serie de países, pero fundamentalmente el monitoreo del espacio aéreo soberano de cada país quedará bajo la lupa del Pentágono, bajo la excusa del terrorismo. En Sudamérica, especialmente en Brasil y Argentina, se utilizan supuestos catástrofes potenciales en los vuelos comerciales, no para vender radares, sino para instalarlos con el mismo objetivo.

En su avance a Europa Oriental, Estados Unidos tiene el visto bueno para instalar el “Escudo Antimisil” (entiéndase que no es escudo antiaviones) en República Checa, y Polonia. Una espina fuerte para Moscú es Lituania, donde el ministro de Defensa, Juozas Olekas, anunció que el gobierno de ese país está dispuesto a recibir la instalación del escudo estadounidense antimisiles (DAM).

El proyecto debe terminarse para el 2011 con diez bases. Las ocho restantes serían colocadas en los Balcanes desmembrados tras la intervención en Kosovo, guerra preventiva entonces llamada “Guerra Humanitaria” (doctrina de Clinton aplicada también en Somalía). Grecia, Rumania y Turquía están en negociaciones con Washington, que además tiene en la agenda a Bulgaria, y la misión más difícil, Ucrania. Moscú advirtió que con esta política, Estados Unidos está propulsando una nueva carrera armamentística superior a la de la Guerra Fría y que Rusia no permanecerá de brazos cruzados mientras la Unión Europea, bajo la OTAN, permita la presencia permanente de tropas estadounidenses por toda Europa.

El jefe del gabinete militar ruso, el general Yuri N. Baluyevsky, dijo en tono provocativo: "Vayan y construyan el escudo. Tienen que pensar, sin embargo, lo que caerá sobre sus cabezas luego. No preveo un conflicto nuclear entre Rusia y Occidente. No tenemos esos planes. Sin embargo, es comprensible que países que son parte de dicho escudo aumenten el riesgo".

Por su parte, el premier Vladimir Putin fue más allá con sus primeras declaraciones de junio: “Nuestra respuesta será apuntar nuestros misiles hacia Europa para atacar lo que nuestros militares consideren una amenaza a la federación rusa” y argumentó: “Es obvio que si parte del potencial estratégico nuclear de los Estados Unidos se encuentra en Europa y según nuestros expertos militares nos amenazan, tendremos que responder”.

El Equipo

. Claves
. . El embrollo del TLC
. . Estados Unidos abre nueva base militar en Colombia
. . Colombia: Otro pupitrazo del gobierno en el Senado para aprobar el TLC
. . Campaña de Reporteros Sin Frontera contra Venezuela
. . Vientos de Guerra
. Ir a la sección: Claves

Investigaciones Rodolfo Walsh