Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Opiniones





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Vidas cruzadas de dos luchadores)

 Generar una versión PDF de: (Vidas cruzadas de dos luchadores)



Vidas cruzadas de dos luchadores
Por Hugo Presman
Publicado digitalmente: 21 de marzo de 2007

Martes 20 de febrero de 2007. En televisión, en el habitualmente denostado canal 7, se proyecta un excelente documental de Eduardo Anguita. Ese día, las abuelas de Plaza de Mayo recuperan al nieto número 86. La vieja consigna, la que se levantó en las calles, la que perforó la impunidad, la que sirvió para fortalecerse en los años de la desesperanza, demostró su incuestionable certeza: “La única lucha que se pierde es la que se abandona”.

En la televisión comercial reina Gran Hermano. La creación holandesa que se apropió de un personaje de George Orwell, ignora aquella certera frase del autor de “1984”: “Quien controla el pasado controla el futuro: quien controla el presente controla el pasado". Pero practica con fruición, aunque tal vez la desconozca la frase de Stephen Biko, un luchador contra el apartheid, un nacionalista sudafricano, quién sostenía: “ El arma más poderosa del opresor es la mente del oprimido”

Vidas paralelas

Inicio de la década del setenta. Osvaldo trabaja en Clarín y luego de largos años de investigaciones concluye el primer tomo de “Los Vengadores de la Patagonia Trágica”. Ahí se relatan las huelgas de los peones patagónicos y posteriormente sus fusilamientos.

A Estela no le interesa la política y es directora de una escuela.

Osvaldo se sumerge en los archivos perdidos, para que los olvidados, los desaparecidos de la década del 20 tengan nombre.

Estela empieza a preocuparse por la militancia política de su hija Laura.

Osvaldo asesora a Fernando Ayala y Héctor Olivera en la filmación de “La Patagonia Rebelde”. Incluso tiene un pequeño papel de ganadero en la película.

El yerno de José López Rega, Raúl Lastiri convertido en Presidente, prohibe el primer libro de Osvaldo: “Severino Di Giovanni”

Perón ve “La Patagonia Rebelde” en Olivos y se muestra dubitativo para autorizar su distribución. Osvaldo preocupado, apura a Emilio Abras, secretario de Prensa, para que le diga cual es el destino de la película.

A Estela no le preocupa la política, sino sus alumnos

El film se estrena el 13 de junio de 1974.

Laura, la hija de Estela, milita en Montoneros.

Muere Perón. Rodolfo Walsh escribe siete líneas en la tapa del diario Noticias, de propiedad de los Montoneros: “El General Perón, figura central de la política argentina de los últimos treinta años, murió ayer a las 13,15 horas. En la conciencia de millones de hombres y mujeres, la noticia tardará en volverse tolerable. Más allá de la lucha política que lo envolvió, la Argentina llora a un líder excepcional.”

Osvaldo, amigo de Rodolfo, seguramente no comparta estas apreciaciones. Su incomprensión del peronismo será un rasgo que atravesará sus jóvenes ochenta años.

Estela tampoco compartiría ese copete. Formaba parte de la clase media antiperonista.

Durante la presidencia de Estela Martínez, se prohíbe la película.

Osvaldo es amenazado por la Triple A y se exilia en Alemania.

A Estela le preocupa el desorden, la violencia y no ve la hora que el gobierno de su tocaya concluya.

Osvaldo regresa a la Argentina pero se produce el golpe criminal del 24 de marzo de 1976 y vuelve a exiliarse. Sus libros son quemados por el General Gorleri.

Osvaldo denuncia las atrocidades de la dictadura militar desde Europa.

Rodolfo Walsh, aquel que había escrito en el número 1 del diario de la CGT de los Argentinos: “El campo del intelectual es por definición la conciencia. Un intelectual que no comprende lo que pasa en su tiempo y en su país es una contradicción andante, y el que comprendiendo no actúa tendrá un lugar en la antología del llanto, no en la historia viva de su tierra”, ahora fiel a su consigna de “dar testimonio en tiempos difíciles” envía su célebre y excepcional “Carta de un escritor a la Junta Militar”. Ahí desnuda con la precisión de un cirujano y la prosa de un escritor notable las atrocidades que se perpetran para imponer un plan económico de arrasamiento. Apenas un párrafo de ese documento histórico, dado a luz en forma clandestina a un año del golpe siniestro: “El 24 de marzo de 1976 derrocaron ustedes a un gobierno del que formaban parte, a cuyo desprestigio contribuyeron como ejecutores de su política represiva y cuyo término estaba señalado por elecciones convocadas para nueve meses más tarde. En esa perspectiva, lo que ustedes liquidaron no fue el mandato transitorio de Isabel Martínez sino la posibilidad de un proceso democrático donde el pueblo remediara males que ustedes continuaron y agravaron.........lo que ustedes llaman aciertos son errores, los que reconocen como errores son crímenes y lo que omiten son calamidades”.

Laura, la hija de Estela, desaparece en noviembre de 1977.

Estela da vueltas alrededor de la Pirámide de Mayo. Aún ignora que al ser secuestrada su hija estaba embarazada.

Imágenes superpuestas

Las escenas se superponen: Héctor Varela en Santa Cruz, 1921/1922, tortura, asesina, esconde sus crímenes en fosas colectivas, estaquea a los prisioneros desnudos en los alambres de púa.

En los campos de concentración, en este oscuro 1977, mujeres esposadas con sus pies encadenados, dan a luz, en una escena de máxima crueldad: el nacimiento de su hijo es su sentencia de muerte. Esos hijos en la mayoría de los casos son apropiados por los asesinos, adulterando su identidad.

Varela convoca a los jefes del levantamiento patagónico a una negociación y cuando llegan los apresa y fusila. Luego hace lo mismo con los delegados de estancia y finalmente con los peones.

En mayo de 1977, el General Ibérico Saint Jean, Gobernador de la Provincia de Buenos Aires expresa: “Primero mataremos a todos los subversivos, luego a sus colaboradores, después a los simpatizantes, luego a los indiferentes; y por último a los tímidos”

Cuando Kempes convierte el primer gol a Holanda en la final del Campeonato Mundial de 1978, Laura comienza su trabajo de parto en el Hospital Militar. Está engrillada y encapuchada. Viene del campo de detención de La Cacha. El 26 de junio nace Guido. A la madre le dejaron el bebe apenas cinco horas. Después la durmieron y volvió al centro clandestino de detención. Tal vez en esas escasas cinco horas, le pudo decir a su hijo fragmentos del poema que otra madre desaparecida, María del Carmen Gualdero de García, le escribió a su futuro hijo:“Porque no duerma mi hijo / en una cama de helio / Recogeré el aire de donde queda / Cosecharé el amor de donde pueda...../ Porque no enturbien el agua que beba / Porque no ensucien el mar ni la hoguera / Reuniré el sudor de las luciérnagas / El llanto rebelde de su padre y beberá / de las cuencas de miel de las abejas / De las vacas no contaminadas / De las napas profundas de la tierra... Andaremos los caminos / yo, con los ojos asombrados / Tu con los ojos limpios, nuevos / Andaremos los caminos palmo a palmo, tierra a tierra / Si es que para ese día tu y yo quedamos / Si es que nos dejan si es que nos dejan...Hijo mío “.

El 25 de agosto de 1978, Laura es asesinada.

Osvaldo sigue sus investigaciones en el exterior, para los siguientes tomos de “ Los vengadores de la Patagonia Trágica”. Rescata del olvido a los desaparecidos de 1921/1922. A los peones fusilados y enterrados en fosas colectivas. Y recupera figuras como la de Antonio “el gallego” Soto, a José Font, llamado Facón Grande, a Albino Argüelles, secretario de la Sociedad Obrera de San Julián, entre otros. Denuncia a los asesinos: el teniente coronel Varela, el general Elbio Carlos Anaya, el teniente Schweizer, el capitán Viñas Ibarra entre otros. Y a los instigadores: la Sociedad Rural, con su alma mater Correa Falcón, los grandes estancieros de la Patagonia, muchos de ellos ingleses. “Ellos exigieron desde un comienzo represión; criticaron la posición del ejercito en la primera huelga por blandura y se alborozaron – sorprendidos agradablemente- por la increíble solución del segundo conflicto.”

Por eso al ser asesinado el teniente coronel Héctor Varela por el anarquista Kurt Wilckens, sus agradecidos instigadores escribieron en su tumba: “ Los británicos residentes en Santa Cruz a la memoria del teniente coronel Varela, ejemplo de honor y disciplina en el cumplimiento del deber”.

Sus restos que descansaban en el panteón militar de la Chacarita han sido trasladados en 1996, durante la presidencia de Menem al Panteón de los Héroes muertos por la Patria.

Búsquedas superpuestas

Hace unos años Estela Carlotto le escribió a su nieto Guido, que aún no ha encontrado una carta, un 26 de junio de 1996 ¿El titulo? Carta a mi nieto desaparecido. “Hoy cumples 18 años.....y quiero contarte cosas que no sabes y expresarte sentimientos que no conoces.

“Tus abuelos formamos parte de esa generación que asigna a cada fecha un valor especial y singular. El nacimiento de un nieto es una de esas fechas. El bautismo (o no), los primeros pasos, la comunión (o no), la caída del primer diente, el jardín de infantes, el delantal blanco y el pedido de: abuelita enséñame las tablas. Son momentos que trascienden. Por eso esta fecha, en que cumples 18 años pasará a ser especial y singular como todas las otras que no pudimos vivirlas contigo. Porque te robaron de los brazos de tu mamá Laura a las pocas horas de nacer, en un hospital militar, esposada, custodiada, para luego furtiva y arteramente robarte para un destino incierto. Estarás creciendo en tus soñadores y bellos 18 años con otro nombre, Guido. No es tu papá y tu mamá los que festejen contigo el ingreso a la adultez, sino tus ladrones. Lo que no se imaginan es que en tu corazón y tu mente llevas, sin saberlo, todos los arrullos y canciones que Laura, en la soledad del cautiverio susurró para ti, cuando te movías en su vientre. Y despertaras un día sabiendo cuanto te quiso y te queremos todos. Y preguntaras un día donde puedo hallarlos. Y buscaras en el rostro de tu madre el parecido y descubrirás que te gusta la opera, la música clásica o el jazz (¡que antigüedad!) como a tus abuelos. Escucharas Sui Generis o a Almendra, o Papo, sintiéndolos en lo profundo de tu ser porque así lo sentía Laura. Despertaras, querido nieto, algún día de esa pesadilla, y nacerás para tu liberación. Te estoy buscando. Te espero. Con mucho amor. Tu abuela Estela”

Osvaldo Bayer acompaño a las madres en sus marchas, en sus rondas alrededor de la Pirámide, en sus luchas.

Y rescató historias dignas y olvidadas como la de las “Prostitutas de San Julián”: “Había llegado el momento de descanso para los soldados. Fusilar había sido un oficio agotador. Ahora era tiempo de mujeres. La picazón en las ingles se ha convertido en un amargo sabor. En las ciudades están ellas y los duros muchachotes de uniforme descargaban su risita cuando las veían pasar… En Puerto San Julián se le aviso a doña Paulina Rovira, dueña del prostíbulo “LA CATALANA”, que los soldados irían de tanda en tanda a tomar sus servicios, pero ocurrió lo insólito. Lo inesperado para las tropas fusiladoras de peones rurales. Las cinco putas del prostíbulo se niegan. Se niegan a acostarse con soldados y al grito de: “asesinos”, “porquerías”, “cabrones mal paridos” y con palos y escobas en las manos los echaron a la calle cual perros con rabia definitiva e incurable…

“LA CATALANA”, homenaje a los peones caídos…… y en homenaje a aquellas mujeres que a su modo dejaron un símbolo de lucha inquebrantable por la justicia y por la libertad que aún hoy tiene una vigencia insoslayable: Maud Foster Amalia Rodríguez, Angela Fortunato Maria Juliache y Consuelo García.”

Vidas cruzadas

Martes 20 de febrero del 2007. Un día, que como dice el genial catalán Joan Manuel Serrat:

De vez en cuando la vida/ Nos besa en la boca

y a colores se despliega/ como un atlas……

De vez en cuando la vida/toma conmigo café

y está tan bonita que da gusto verle.

Se suelta el pelo y me invita/a salir con ella a escena

El martes 20 de febrero fue uno de ellos. Las Abuelas de Plaza de Mayo, con su Presidenta Estela de Carlotto rescataron al nieto número 86: Pablo Hernán Casariego Tato.

En televisión Canal 7 pasó el documental dirigido por Eduardo Anguita, “ La vuelta de Osvaldo Bayer” un homenaje al autor del notable trabajo sobre los fusilamientos de los peones de Santa Cruz. En ese retorno Bayer recuerda los reclamos de aquellos peones, 1500 de los cuales fueron fusilados: “1) La luz será por cuenta del patrón: un paquete de velas mensual para el trabajador 2) Un botiquín de auxilio con instrucciones en castellano porque hasta entonces estaban en inglés. 3)Eliminación de los camarotes: no más de tres hombres por habitación, un lavatorio para poder higienizarse después del trabajo 4) Se dará trabajo a quienes tengan familia para fomentar el aumento de la población y el engrandecimiento del país”

Todo esto no le impedirá a Federico Braun, actualmente presidente de la Anónima S.A, de la familia Menéndez Behety, en cuyo campo “La Anita” se produjeron los fusilamientos finales, comentar que los peones estaban muy bien en aquella época.

Pero a Bayer su antiperonismo también le impide sacar algunas conclusiones evidentes.

Entrevistando a un peón descendiente de aquellos fusilados, este le cuenta que trabajaban de antes de salir el sol hasta avanzada la noche. Que eso cambió alrededor de 1946 0 1947 con Perón. Bayer, agudo diseccionador de la tragedia patagónica, le cuesta sacar algunas conclusiones evidentes de este testimonio.

Estela Barnes de Carlotto es una entusiasta sostenedora del gobierno de Néstor Kirchner. Osvaldo Bayer se encuentra agradablemente sorprendido por algunas actitudes y medidas del Presidente.

Varela fue un prólogo de Videla. La Sociedad Rural de Santa Cruz actuó como un adelanto, como un antecedente del mismo papel instigador que los grupos concentrados de la economía desempeñaron durante la dictadura criminal.

Carlotto busca a los únicos desaparecidos vivos, que son los nietos. Bayer rescató del olvido a los ignorados, dejando menos solos a aquellos cuerpos que aún hoy permanecen como NN en las tumbas colectivas.

Bayer- Carlotto. Vidas cruzadas de dos luchadores.

“La única lucha que se pierde es la que se abandona”

Hugo Presman
Periodista
Buenos Aires, 21 de marzo de 2007.



© (2007) Hugo Presman
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.

. Opiniones
. . Sobre Hamas y la islamizacion del Mundo Árabe
. . La Tiranía Mundial
. . Espíritus demoníacos
. . Un mundo inmundo
. . No alcanzó ni con dos líneas de cuatro
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh