Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Ideas > Artículos









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Carta Abierta a José Saramago)

 Generar una versión PDF de: (Carta Abierta a José Saramago)



Nobel de literatura sufre de una rara amnesia histórica
 
James Petras   
Carta Abierta a José Saramago
Publicado digitalmente: 14 de diciembre de 2004

Apreciado Jose Saramago, En días recientes, Colombia, (conocida por su gobierno apoyado por escuadrones de la muerte y masacres de campesinos) se ha convertido en el destino favorito desde donde algunos de los más conocidos intelectuales del mundo occidental han dictado cátedra sobre moral, condenando la Revolución Cubana (Susan Sontag) y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (don Jose Saramago). Para empezar, permítame manifestar que no tengo objeción a la promoción de su último libro en cualquier lugar del mundo, pero no si implica hacer méritos con un régimen que es responsable de miles de muertes y 2 millones de campesinos desplazados. Como un autoproclamado hombre de izquierda, está bien informado y familiarizado con las políticas del mundo, particularmente con Latinoamérica la cual ha visitado frecuentemente, dando conferencias, donde ha publicado y hablado con numerosos periodistas, intelectuales, políticos notables y otros ‘formadores de opinión’. Cuando Usted habla, interpreta y juzga políticos, grupos políticos y países, lo hace con base en la selección de datos y opiniones que coinciden con sus valores e intereses. No habla desde la ignorancia sino desde una perspectiva ideológica, desde la cual hace sus juicios.

Durante su visita a Colombia difamó los dos grupos guerrilleros, las FARC y el ELN: “En Colombia no hay guerrillas, sino bandas armadas”. Vino a decir que ellas no son verdaderas comunistas porque, “se dedican al secuestro, asesinato, a la violación de derechos humanos”. Usted generosamente concede que “quizás en un principio lo fueron (comunistas), ahora no”. Luego acepta que la lucha guerrillera está únicamente justificada cuando “un país es ocupado por un invasor y la gente tiene que organizarse para resistir”.

Saramago, como usted bien sabe, hay muchas condiciones bajo las cuales los pueblos se levantan para derrocar sus opresores: dictaduras militares, regímenes civiles asesinos, propietarios y sus escuadrones de la muerte, etc. Seguramente recuerda la resistencia armada contra Franco, el exitoso derrocamiento de la dictadura portuguesa en 1974, como la popular resistencia guerrillera en Centroamérica hasta los ‘regímenes civiles’ tiránicos en Nicaragua, El Salvador y Guatemala. ¿O piensa que las guerrillas de Zapata, Farabundo Martí y Fidel Castro eran “bandas armadas” líderes porque fracasaron al no seguir sus consejos de votar “en blanco”? No se rebelaron contra un invasor, aunque capital foráneo, asesores militares y sofisticadas armas había en abundancia. Me temo que por sus criterios políticos negaría las grandes figuras emancipatorias y los eventos del siglo XX. Aquellos referentes revolucionarios continuarán formando millones de gente que lucha contra tiranos mucho después de que sus entrevistas y opiniones hayan sido arrojadas al tarro de la basura de la historia.

Pero permítanos de momento dejar a un lado su rara amnesia histórica. Vamos a discutir las guerrillas en Colombia, en particular, las FARC. Las FARC la formaron 46 activistas campesinos en 1964, quienes después de numerosos esfuerzos en establecer comunidades productivas pacíficas, sufrieron persecución y fueron testigos de la destrucción de sus cosechas, sus casas, sus animales por los militares, mientras sus familias, amigos y vecinos eran asesinados. Todo sucedía bajo un régimen civil elegido, oligárquico y represivo, para ser más precisos, bajo comando colombiano asesorado por las Fuerzas Especiales de los Estados Unidos. ¿Deberían haber vertido cenizas sobre sus cabezas, escondidos en el bosque y esperando hasta las siguientes elecciones para depositar un voto en blanco? ¿Garantizaría usted sus vidas una vez se cerrarán los registros de votación? Sí, se les garantiza, en un principio. ¿Las FARC habrían sido comunistas pero luego no? Veinte años después las FARC negociaron un acuerdo de paz con el Presidente Betancourt, de tal manera que muchos de sus militantes y algunos de sus lideres pudieron formar un partido electoral, la Unión Patriótica, y participar en las elecciones para la presidencia y el congreso. Entre 1984 – 1989 más de 5.000 de sus miembros y activistas electorales fueron asesinados por el ejército colombiano, la policía y los escuadrones de la muerte, incluyendo dos candidatos presidenciales populares. Las FARC retornaron a la lucha armada.

¿Es ese el momento en que dejaron de ser comunistas? ¿Tendrían entonces que haber retornado al ‘voto en blanco’? ¿Dónde, desde el exilio? ¿Desde Lisboa? Esta claro que no, que las guerrillas retornaron a las actividades armadas porque no había otra vía para sobrevivir y continuar la lucha por lo que usted llama una “democracia efectiva” y contra los “plutócratas de la economía” quienes usted verbalmente condena. Entre 1999 y 2001, las FARC una vez más, acordaron suspender la lucha armada y entabló negociaciones con el régimen de Pastrana. Exigieron una zona desmilitarizada – libre de tropas paramilitares y militares. Propusieron un programa político de reforma agraria, control público nacional sobre los recursos estratégicos, y programas de empleo publico masivo para la creación de puestos de trabajo. Esto fue puesto sobre la mesa y llegó a ser la base para negociar un acuerdo de paz y justicia. Usted seguro recuerda aquellos días, solo hace una década, o algo así, y solo 8 años antes de que fuera galardonado con el premio Nóbel.

Seguramente recuerda que las FARC convocaron una serie de foros públicos y seminarios e invitaron académicos, sindicalistas, agricultores y empresarios a que presentaran propuestas e ideas. Seguramente recuerda esas reformas, especialmente la propuesta de desmilitarización del campo, por ambas partes. Dr. Saramago como un escritor que conoce el mundo, sabe que las “bandas armadas” no convocan foros, ni escuchan ni aceptan propuestas de una pluralidad de procedencias para hacer de Colombia una democracia efectiva.

Con el respaldo del gobierno de Estados Unidos el régimen de Pastrana rompió abruptamente las negociaciones y lanzó un ataque sobre la zona desmilitarizada. ¿Deberían las guerrillas y los campesinos que la apoyan haber respondido preparándose para depositar “votos blancos”? ¿Habrían sobrevivido? ¿Fue aquel el momento en que, en su opinión, las guerrillas se convirtieron en “bandas armadas, secuestradores y asesinos”?. Hablo en serio, Saramago. Quiero que me de su respuesta porque la propuesta de las FARC de reforma agraria y desmilitarización tiene el respaldo de millones de campesinos, expropiados y torturados por el gobierno colombiano que usted rehusó nombrar, al cual indirectamente se refirió como “situación en Colombia”. ¿Por qué tal discreción cuando está hablando de un gobierno como el del actual Presidente terrorista Uribe, quien ha desatado una política de tierra arrasada en el campo (colombiano)? José, ¿por qué el silencio sobre Uribe? ¿Por qué no condenar la enorme presencia de Estados Unidos en Colombia - 3 billones de dólares en ayuda, 800 asesores militares, una docena de bases militares y varios miles de mercenarios pagados por el Pentágono? ¿No cuenta esto como una “invasión foránea”? ¿O necesita Usted 10 billones de dólares y cinco divisiones de Marines para llamarla una ocupación militar estadounidense para poder considerar las FARC y el ELN auténticos movimientos guerrilleros y no “cuadrillas armadas” de merodeadores y asesinos? No me arrepiento de escribirle en esta manera directa, no es solo mi estilo sino el enorme daño político que Usted ha hecho. Los términos que ha usado para calumniar las guerrillas hacen eco a la retórica del Pentágono, Uribe y el resto de la oligarquía colombiana. Pues su lenguaje político descalificando las guerrillas en Colombia es usado en toda Latinoamérica por las clases dominantes contra los movimientos populares. En Brasil, Paraguay y Bolivia los propietarios de tierras describen los movimientos de campesinos y trabajadores sin tierras como “vagabundos”, criminales y “pandillas armadas”. ¿Quién se reclama la autoría del término, Usted o los propietarios de tierras?

Terminaré diciéndole lo que pienso.

Las guerrillas - las FARC y el ELN - son hoy y siempre fueron guerrillas. Están armadas porque tienen que estarlo, porque Colombia necesita cambios básicos y el sistema político no permite otros medios, incluyendo las elecciones para que se realicen sin terror e intimidación. Usted tiene derecho a su opinión, pero las circunstancias, el contexto e importancia de sus comentarios solo pueden ser vistos como un fortalecimiento de los líderes terroristas y fuerzas militares en Colombia. Usted reivindica ser comunista, pero hay muchas tipos de “comunistas” hoy: aquellos que robaron el patrimonio público de Rusia y se convirtieron en notables oligarcas; aquellos que colaboran con el régimen colonial de Estados Unidos en Irak; aquellos que han luchado cuarenta años en las fábricas, selvas y campo de Colombia por una sociedad sin clases; y aquellos “comunistas” que le temen al problema (imperialismo) y a la solución (revolución popular) y hacen de todo una cuestión de preferencia personal.

Las ideas, como usted sabe, tienen consecuencias y especialmente Usted, Dr Saramago, sus palabras son seguidas por millones de sus devotos lectores. Piense antes de hablar de “pandillas armadas” porque está justificando la muerte de miles de colombianos, quienes han escogido tomar el más difícil y peligroso camino hacia la emancipación de su país. En el pasado reciente hemos compartido opiniones y posiciones. Pero desde ahora en adelante cada uno por su lado. He perdido mi confianza y mis esperanzas en Usted. Ha defraudado mi confianza. Siga su camino que yo seguiré el mío.

Sin pena ni excusas,

James Petras

Artículos
. Carta de un teólogo ecuatoriano a la Venezuela bolivariana
. La Revolución Rusa
. Rodolfo Walsh: Su pensamiento político
. Arequito: El Ejército se identifica con el pueblo
. El inicio de la lucha contra la viruela por el Canónigo Saturnino Segurola
. Qué se dijo sobre el 17 de Octubre
. Don Bernardo de Irigoyen
. El Legado de Jorge Abelardo Ramos
. Israel y Palestina: Antecedentes
. Los intelectuales y la utopía
. Friedrich List: Poder Nacional en las raíces del pensamiento de Perón
. Hernández Arregui, ese lanzallamas
. Los límites del pensamiento de Jaguaribe
. «Populista», un nuevo insulto
. La integración de América en el pensamiento de Perón
. La Unidad de la América Indo-Española
. Hans Küng: el fígaro de Cristo
. Hegel, Marx y la Diálectica
. Hamlet: La lucha del ser y el poder de las pasiones
. Lazos de familia
. El Liberalismo o el egoísmo como móvil de la actividad humana
. En nombre de Alá
. Los locos de adentro y la locura de afuera
. El Mundo Árabe
. El regreso de un doxósofo
. Las Maras: Panorama callejero centroamericano
. De la tradición gauchesca a la emergencia de la ciudad
. Historia de la Sociología en Argentina
. Respetar la diversidad cultural
. La independencia política en la independencia semántica
. América Latina: sus tradiciones populares
. Carta abierta a Norberto Galasso
. El problema de la revolución socialista en los países atrasados
. Spilimbergo y su mirada alternativa sobre la "Comunidad Organizada"
. China: El Partido Comunista en el poder (1949-1960)
. La Revolución China
. Güemes y la "gente decente" de Salta
. "¡Hay que olvidarse del peronismo!".... (¿hay que olvidarse del peronismo?)
. El año uno de la era Latinoamericana
. El Eurocentrismo
. El Materialismo Vulgar
. La Revolución de Mayo
. San Martín no fue masón
. La simbología nazi del Imperio
. Historia Universal de la infamia
. De Nixon a Bush II: para entender al Imperio
. El imperio en 2005
. No hay choque de civilizaciones
. Jornada Nacional por la Recuperación de los Ferrocarriles
. Contra el burocratismo
. La teoría de los doxósofos
. Ayudar a los pobres beneficia a los ricos
. Tilingos
. De la caminata a la revolución
. Un replanteamiento sobre la maldición de los recursos
. La base económica del poder imperial
. Estamos viviendo en un imperio sin fronteras
. Apuntes para la Militancia
. "¿Globalización, imperio o imperialismo? Un debate contemporáneo?"
. Apuntes para una introducción y una iniciación en el estudio de la filosofía y de la historia de la cultura
. Los ojos del Duce
. El Control de los Medios de Comunicación
Ir a la sección: Artículos

 
Investigaciones Rodolfo Walsh