Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Opiniones





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (¡Araca!)

 Generar una versión PDF de: (¡Araca!)



Bush de gira por Latinoamérica
¡Araca!
Por Osvaldo Vergara Bertiche
Publicado digitalmente: 7 de marzo de 2007

En el lunfardo (léxico popular de los argentinos) ¡ARACA! significa en su primera acepción ¡CUIDADO!

Tengamos ¡CUIDADO!... el texano vaquero Bush, George Walker, el que el 4 de septiembre de 1976, (con treinta años de edad) la policía arrestó por conducir bajo los efectos del alcohol (cerca de la casa de veraneo de su familia en Kennebunkport, Maine) visita la América del Sur.

El azufre ya se huele... necesitamos mirra, incienso y coraje para conjurar la maldición.

Conjurar, del latín coniuräre, es convocar la presencia de los espíritus. Que los espíritus de nuestros antepasados, los Libertadores, se hagan presente y nos inspiren para esta nueva cruzada: contrarrestar la nefasta y aviesa influencia de esa “maligna presencia” y promover la Segunda y definitiva Independencia.

Lo trae la insolencia y el desparpajo. Lo trae el mesianismo confeso; las ansias de dominación.

Lo trae las aspiraciones hegemónicas y la bastarda intención de “romper” el nuevo bloque que se consolida (poco a poco, lento pero seguro) en nuestra Indoamérica.

Aquellos que pensaban que la “mira” (en estos tiempos) no nos apuntaba, se equivocaron. Los halcones vuelan en distintas direcciones tras sus presas.

La teoría proclamada por los ingenuos (o demasiado comprometidos) de que el Imperio había dejado de preocuparse y ocuparse por “su patio trasero” debe archivarse.

Están preocupados y dispuestos a ocuparse. Todos... republicanos y demócratas, no nos equivoquemos... halcones y palomas (ya que éstas no son las de “la Paz”; Pablo Picasso en esto no tiene nada que ver); esas palomas son sólo halcones travestidos.

No nos olvidemos de la Alianza “contra” el Progreso

Aquel programa de ayuda económica y social de Estados Unidos para América Latina efectuado entre 1961 y 1970.

Su origen fue la propuesta oficial del Presidente John F. Kennedy, en su discurso del 13 de marzo de 1961 ante una recepción en la Casa Blanca para los embajadores latinoamericanos. El discurso fue transmitido por la Voz de América en inglés y traducido al español, portugués y francés.

Se proyectó una inversión de 20.000 millones de dólares. Sus fuentes serían los fondos oficiales por medio de sus agencias de ayuda, las agencias financieras multilaterales (BID y otros) y el sector privado canalizados a través de la Fundación Panamericana de Desarrollo.

El kennedysmo se apoyaba en gobiernos, para ellos "reformistas", como los de Rómulo Betancourt (Venezuela 1959-1964), Janio Quadros (Brasil 1961), Arturo Frondizi (Argentina 1958-1962), Fernando Belaunde Terry (Perú 1963-1968), Eduardo Frei Montalva (Chile 1964-1970), Alberto Lleras Camargo (Colombia 1958-1962) y Carlos Lleras Restrepo (Colombia 1966-1970), y como antídoto ante la influencia de la Revolución Cubana.

Terminó siendo meros acuerdos bilaterales en su propio beneficio en los que primaba la cooperación militar, abusando del intervencionismo en algunos Estados.

El 8 de agosto de 1961, el comandante Ernesto “Che” Guevara hablaba ante los delegados de los países de América Latina en la Quinta Sesión Plenaria del Consejo Interamericano Económico y Social, en Punta del Este, Uruguay.

En esa principista alocución el Che le responde a Estados Unidos de Norteamérica y a los países que están aviniéndose a juzgar a Cuba, que en la isla se hizo una Asamblea General Nacional del Pueblo de Cuba, y que allí se condenó “la explotación del hombre por el hombre, y la explotación de los países subdesarrollados por el capital financiero imperialista”.

El Che les pregunta a los delegados de los países de nuestro continente si acaso “no tienen la impresión que se les está tomando el pelo, con esta Alianza para el Progreso, donde se dan dólares para hacer carreteras... se dan dólares para hacer caminos, se dan dólares para hacer alcantarillas...

Señores, ¿con qué se hacen las carreteras, con qué se hacen los caminos, con qué se hacen los alcantarillados, con qué se hacen las casas? No se necesita ser un genio para eso. ¿Por qué no se dan dólares para equipos, dólares para maquinarias, dólares para que nuestros países subdesarrollados, para que todos, puedan convertirse en países industriales-agrícolas, de una sola vez? Realmente, es triste".

Mientras el 15 de abril de ese año, Kennedy sostenía que no iba a invadir Cuba, el día 17 se produce la invasión que repele el pueblo cubano.

Tomando las palabras de Martí cuando sostenía que: “ Todo hombre verdadero debe sentir en la mejilla el golpe dado a cualquier mejilla de hombre ”, el Che fijaba la posición de la solidaridad y las características humanistas de la revolución cubana y el apoyo irrestricto a los países que luchaban por su independencia.

Sobre los territorios ocupados decía: “Apoyamos a Panamá, que tiene un pedazo de su territorio ocupado por los Estados Unidos, llamamos Islas Malvinas, y no Falkland, a las del sur de la Argentina, y llamamos Isla del Cisne a la que Estados Unidos arrebató a Honduras”.

En definitiva su discurso desnudó a un imperialismo que sentado a la mesa de los dominados, en aquella Alianza para el Progreso, pensaba solamente en el progreso norteamericano, lisa y llanamente acusó a la potencia imperial de utilizar todos los medios a su mano para “limpiar” las luchas por la libertad y la dignidad, por la independencia y la soberanía.

No nos olvidemos de las décadas del ochenta y del noventa, en donde las políticas neoliberales, acunadas al calor de los golpes de Estado de los setenta, hizo que todo lo que fuera nacional, o tuviera la bandera de las naciones: petróleo, minerales, ferrocarriles, agua, energía, gas y telecomunicaciones fueran privatizadas, concesionadas; entregado el patrimonio nacional a la voracidad de los monopolios.

El objetivo de aquella Alianza y del neoliberalismo reciente fue que los países fueran consumidores de los productos norteamericanos y una fuente de recursos para crear reservas para una eventual guerra de conquista.

Hoy las palabras de Ernesto “Che” Guevara nos llevan a repensar este nuevo momento histórico, nuevo momento político, económico y social en nuestrocontinente.

La próxima llegada de alguien que resulta indeseable; la llegada de un genocida internacional; nos obliga a profundizar nuestras convicciones, sembrar conciencia y regar el suelo de América Latina de dignidad y valor.

Nuestro Padre de la Patria, Don José de San Martín, afirmaba: “ Claudicar ante proposiciones vergonzosas, es la última desgracia que puede caberle a un pueblo que tiene sentimientos de honor ”.

El Libertador Simón Bolívar decía: “ La unidad de nuestros pueblos no es simple quimera de los hombres, sino inexorable decreto del destino ”.

El oriental José Gervasio de Artigas sostenía que: “ La causa de los pueblos no admite la menor demora ”.

Y el pensador y activista de la Unidad Iberoamericana Don Manuel Ugarte, tiempo después, nos enseñaba que “Los latinoamericanos, al hablar del carácter nacional de nuestra lucha de liberación, no podemos circunscribirnos a los artificiales límites de cada uno de nuestros respectivos países, sino que debemos involucrar en ello a la totalidad de América Latina, nuestra patria grande, dividida y fragmentada por el imperialismo y las oligarquías nativas, para el mejor sojuzgamiento y explotación de sus pueblos. Porque no es solamente un mismo territorio, un mismo pasado histórico, las mismas tradiciones culturales, la misma lengua, etcétera, en fin, todos los elementos necesarios para configurar una nación lo que nos une, sino, también y especialmente, un opresor común que sólo podrá ser definitivamente vencido con el concertamiento, espontáneo o conscientemente buscado, de las luchas revolucionarias de las distintas regiones del continente”.

Hoy los pueblos de Indoamérica ven que han sido esquilmados; las riquezas robadas a través del “libre mercado” y su consecuencia de desocupación, subocupación, trabajo en negro, hambre y miseria, y van tomando conciencia que la liberación es insoslayable para ingresar en el proceso de construcción de la Patria Grande.

Y por eso viene, viene a Brasil y a Uruguay (acompañado de su séquito de impresentables y repudiables), y viene al mismo tiempo para dejar un “mensaje mafioso” al Gobierno Argentino... ¡Apártense del Eje del Mal!

Lejos la Argentina de la Venezuela Bolivariana de Chávez, de la Bolivia originaria de Evo Morales; lejos del Ecuador y de Nicaragua.

¡Lejos... muy lejos de Cuba!

Lejos de seguir consolidando el espacio Mercosur.

Lejos la Argentina de la Doctrina de la Tercera Posición de Perón.

Lejos la Argentina de seguir proclamando Soberanía Política, Independencia Económica y Justicia Social.

Pero el Pueblo Argentino (el de la Reconquista de Buenos Aires en las Invasiones Inglesas; el de la Independencia y de las Montoneras; el de la resistencia en la Década Infame y en tantas otras posteriores; el del 17 de Octubre de 1945; el del Cordobazo y el Rosariazo; el de Malvinas; el del diciembre del 2001) seguirá clamando a los cuatro vientos ¡ARACA!...¡CUIDADO! No nos dejemos engañar; no lo dejemos avanzar. ¡NO LOS DEJEMOS!

Bush y sus secuaces, por culpa del idioma, no deben saber que es ¡ARACA!, pero sí saben bien que decimos cuando decimos ¡YANKEE GO HOME!

Osvaldo Vergara Bertiche
Rosario, 7 de marzo de 2007.


© (2007) Osvaldo Vergara Bertiche
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.

. Opiniones
. . Sobre Hamas y la islamizacion del Mundo Árabe
. . La Tiranía Mundial
. . Espíritus demoníacos
. . Un mundo inmundo
. . No alcanzó ni con dos líneas de cuatro
. Ir a la sección: Opiniones

Investigaciones Rodolfo Walsh