Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Claves




Luis Gerez

HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (López y Geréz: mano de obra muy ocupada)

 Generar una versión PDF de: (López y Geréz: mano de obra muy ocupada)



La política de terror
López y Geréz: mano de obra muy ocupada
Por Gabriel Martin
Publicado digitalmente: 7 de enero de 2007

Las recientes desapariciones de los militantes Julio López, desaparecido el día en que Etchecolatz recibió cadena perpetua, y Luis Geréz, que volvió a revivir los peores fantasmas.

Ambos fueron testigo clave donde les correspondió testimoniar: López, ex militante de base de Montoneros, reafirmó la condena de que el genocida de la bonaerense, Etchecolatz, permanecerá en las sombras hasta que sus huesos sean depositados en una urna; Geréz, ex militante de la JP en los ’70 y actualmente del Movimiento Evita, disparó su testimonio contra el represor Luis Patti, quien ya lo había torturado en la “dictablanda” de Lanusse.

¿Cómo fue que Geréz apareció tan rápido apenas el presidente Néstor Kirchner utilizó por segunda vez en su mandato la Cadena Nacional? Es evidente, que la mano de obra que se decía “desocupada” está más que nerviosa. Los máximos genocidas responsables de la matanza de la Dictadura, ya están demasiado seniles como para mover demasiadas fichas, pero ahora, aquellos que fueron “cuatro de copas”, aquellos patoteros que se servían de la infraestructura del Estado para secuestrar, torturar, asesinar y desaparecer no están dispuestos a pagar los platos tan gratuitamente.

Al instante en que Kirchner habló en cadena por la aparición de Geréz, el gobernador bonaerense Felipe Solá, y el milagroso ministro de seguridad provincial Arslanián, le avisaron al Presidente, al jefe de Gabinete Alberto Fernández, y a Aníbal Fernández, responsable de la cartera de interior, que Luis Abelardo Patti sería detenido en las próximas 48 horas, con o sin causa firme.

Los alfiles de Escobar, vieron como el picanero se vio obligado a soltarles la mano y si cobertura, tuvieron que soltar a Geréz, y éste apareció con vida.

JPEG - 27.4 KB
Miguel Etchecolatz

Geréz, será testigo en las siguientes acusaciones que llevarán a Patti al banquillo de los acusados para seguir los caminos de Etchecolatz y tantos otros que, aunque sea tarde, recibirán justicia. El mismo Patti, además de las causas de la desaparición de Pereyra Rosi y Cambiasso, ambos militantes de la organización político-militar Montoneros, también estaría sindicado como miembro de la Triple A, la organización paramilitar comandada por el hombre más cercano a Perón, López Rega, y bajo el amparo de su breve último gobierno. Esos crímenes, también fueron declarados imprescriptibles.

Sería bueno que además de a los “cuatro de copas”, algunos responsables políticos expliquen su responsabilidad con las Tres A, como ser Isabel Perón, Ruckauf y Antonio Cafiero, miembros sobrevivientes de aquel Gabinete.

No hay que olvidar los pasos de la “mano de obra desocupada” como se la mal llamó desde el regreso de la democracia.

El famoso Gordo Valor, es una muestra que vale como botón de sobra. Al amparo de sus lazos con el Coti Nosilgia y la “renovadora” Coordinadora del alfonsinismo, “levantaba” mesas de dinero junto a otros patoteros para financiar a “la Corona”. Muchos de aquellos represores de la ESMA, prestaron servicios para un tal Alfredo Yabrán, que acrecentó su influencia y se apoderó del control de Ezeiza durante el gobierno de Alfonsín, muchos en una empresa de nombre “Brides” (en alusión a “Brigadas de la ESMA”, que poseía “Il Postino”).

Esa mano de obra, ya para los ’90, con la creciente brecha social consiguió trabajo en el estallido del multimillonario negocio de la seguridad privada. Por sus expedientes (la mayoría), ya no podía prestar servicio oficialmente en la fuerza pública y siguiendo la corriente, mudaron al sector privado.

Sobre esto el Equipo de Investigaciones Rodolfo Walsh realizó hace unos años una investigación que podría aportar a entender la operativa que sufrió el militante popular Luis Geréz.

JPEG - 27.4 KB
Hugo Caceres y los escuadrones de la muerte en en GBA

En la zona norte del Gran Buenos Aires, una agencia de seguridad con cabecera en Béccar, llamada Tres Ases (abreviada como “Tres A”, ¿Triple A?...parecido), apadrinada por el propio Turco Julián, reconocido torturador de la ESMA, comenzó a operar por la zona norte del GBA, inclusive Escobar, y con miembros que revistaron servicios para Luis Abelardo Patti.

Este informe puede verse en “Escuadrones de la Muerte

Muchos de los testimonios que encarcelaron a su ex jefe (la agencia sigue operando), Hugo “Beto” Cáceres, sindicaban que las Tres A obligaban a jóvenes habitantes de las villa miseria a robar y vender drogas para ellos, y además y de paso, crear demanda de seguridad privada en las zonas más paquetas. Los jóvenes “retobados” que no querían entrar en el negocio, del que participaban policías en actividad de los comando de patrulla de Tigre, San Isidro y Martínez, simplemente eran asesinados en “un enfrentamiento”. Uno menos hubiese dicho Feiman antes de hacerse kirchnerista.

Geréz fue secuestrado, según declaró él mismo, por tres personas que “hablaban mal”, en el sentido de escaso manejo lingüístico y con jerga de la villa, y por otros tres hombres que, por la voz, mostraban otro intelecto y una edad mayor.

Esta operatoria suena un tanto parecida a las agencias de inseguridad creadoras de la oferta y la demanda, que además, tienen alta capacidad logística y operativa sobre su zona de influencia.

Y como todos los fusiles apuntaron contra el represor Luis Patti, este debió salir de inmediato a despegarse del asunto y desligarse del mismo. Motivo principal por el que Luis Geréz sobrevivió. Al menos Página/12, con Geréz no sostuvo la teoría de que se había ido a comprar cigarrillos y sufrió un trauma psicológico en el camino y se fue a esconderse vaya a saber uno donde.

No corrió la misma suerte Julio López, que todavía sigue desaparecido. López fue secuestrado el mismo día de la sentencia a Etchecolatz, cuando se dirigía a escucharla de boca del tribunal como una revancha de justicia legal que su victimario no tuvo con él. Allí cabe destacar, que en este caso, la “mano de obra ocupada” actuó con celeridad, y la lógica indica que López no vivió muchas horas. Antes los secuestros tenían el amparo del Estado y por ello duraban hasta el infinito. Ahora los patoteros no cuentan con esa cobertura y los crímenes los deben realizar rápido, como aparentemente ocurrió con Julio López, y por lo cual no aconteció con Geréz.

Cabe reiterar que hay distintos grados de responsabilidad, o más bien dicho, responsable por la seguridad de los testigos, y una inmensa ingenuidad por los compañeros de los mismos.

JPEG - 21.3 KB
Luis Abelardo Patti, represor

El ministro de seguridad Arslanián, jaqueado por el índice de delincuencia en la provincia de Buenos Aires, especialmente por los sectores más conservadores que encuentran voz en su reclamo en la garganta del precandidato Juan Carlos Blumberg, corren por derecha. Y por izquierda, bien vale el reclamo a Arslanián por la ausencia absoluta de seguridad para los testigos en las causas contra los represores. Es insólito pensar que López, testigo ocular de crímenes cometidos por mano de Etchecolatz, estuviera sin custodia alguna. Inconcebible que luego de la desaparición de López, los otros testigos, como Geréz contra Patti, sigan sin custodia. Arslanián sólo es sostenido por el presidente Néstor Kirchner porque, como viejo capricho mostrado en los ’90, no quiere entregar un alfil aunque su posición sea indefendible.

¿Arslanián espera que reabran el Pozo de Banfiel para nuevos secuestros y desapariciones para proteger a los testigos que pueden dar Justicia con los genocidas?

Se instaló masivamente que “aquello no va a volver a ocurrir”. No ocurrió hasta que pasó. Las organizaciones de Derechos Humanos, y especialmente políticas, todas, cayeron en este discurso naif, infantil, de hadas, pensando que esto había sido conquistado y ganado. De mínima, compañeros de sus organizaciones deberían, ante la inacción de la Justicia, disponer de un mínimo de militantes para custodiar la vida de los miembros más comprometidos en este tipo de causas judiciales. Error, y dos ejemplos dan muestra de ellos. Uno desapareció, y por suerte el otro salió con vida y no fue silenciado, aunque el mensaje llegó a los cientos de testigos que están en lista de espera para llevar al cadalso a cientos de torturadores.

Pero lo cierto es que la “mano de obra desocupada” se ve amenazada y por lo tanto, forzada a actuar, salvo para aquellos que pensaban que se entregarían como carmelitas descalzas.

Una defensa de los máximos responsables, sea Videla, Massera o el resto de los dinosaurios vivientes, requiere de movimientos similares a los alzamientos carapintadas, con una magnitud tal que fuerza al Estado a entablar negociaciones. Probablemente ya no es tiempo de aquello, y a los “cuatro de copas”, esos patoteros que no tienen la impunidad de otrora, poco le importa el destino de sus jerarcas: es la hora de salvar su cuello.

Ahora se dieron cuenta que fueron la gilada de la Dictadura, aunque se creyeron reyes cuando tenían impunidad para secuestrar, violar, saquear las casas de sus víctimas y tramitar de palabra entrega de bebés. Y están reaccionando.

Estos patoteros dictatoriales tienen la naturaleza del escorpión: picar. Y como antes lo fueron, no dejan de ser escuadrones de la muerte. Más allá que algunas lenguas, dado el hermetismo sobre Geréz, apuntan a un movimiento interno para crear un mártir, y que el Gobierno compró sin siquiera ver el color del moño.

Gabriel Martin
Periodista
Buenos Aires, 5 de enero de 2007.


© (2006) Gabriel Martin
Todos los derechos reservados.
Para reproducir citar la fuente.

. Claves
. . El embrollo del TLC
. . Estados Unidos abre nueva base militar en Colombia
. . Colombia: Otro pupitrazo del gobierno en el Senado para aprobar el TLC
. . Campaña de Reporteros Sin Frontera contra Venezuela
. . Estados Unidos y su marcha sobre Moscú
. Ir a la sección: Claves

Investigaciones Rodolfo Walsh