Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Ideas > Entrevistas





HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (

 Generar una versión PDF de: (



Entrevista a Farid Suwwan, embajador palestino en Argentina
"La población árabe no va a aceptar ser humillada y aniquilada por la máquina de guerra de Israel"
Por Gabriel Martin y Carlos O. Suárez
Publicado digitalmente: 22 de julio de 2006
Farid Suwwan fue aceptado a fines de julio de 2006 como embajador de la Autoridad Nacional Palestina en Buenos Aires, en medio de un conflicto bélico emprendido por Israel contra el Líbano que amenaza con desatar una guerra en toda la región. Suwwan nació en septiembre de 1948, el mismo año en que el “Nóbel de la Paz” Ariel Sharon, encabezaba un escuadrón de la muerte que provocó la masacre de Deir Yassin. Apenas terminó el bachiller, en 1967, comenzó a militar en el Movimiento de Resistencia Palestino “Fatah”, y desde 1979 inició una estancia de una década en Brasil como representante de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en Brasil. Fue elegido como miembro del Parlamento Palestino en el exilio en el Consejo Nacional, en 1984 y arribó a la Argentina tras ser designado representante de Palestina el 31 de octubre de 2005 por el presidente Mahmoud Abbas.

¿Cuál es el panorama actual de la situación en Oriente Medio tras la invasión de Israel sobre el Líbano? ¿Qué perspectivas puede visualizar de esta coyuntura?

La captura de los dos soldados en el Líbano y en Gaza es apenas un pretexto. Cada día están demostrando que el gobierno de Israel tiene una agenda para el Medio Oriente, que quiere imponer por la vía militar, un proyecto de paz unilateral, impuesto a través de la derrota del pueblo árabe, de los países árabes, y especialmente del pueblo palestino.

La máquina de guerra israelí no sólo está atacando supuestos puestos militares en Gaza, porque lo que hay es una policía, por lo que ataca la infraestructura de la Autoridad palestina. Y Gaza, desde hace mediados de junio vive un bloqueo total, donde fueron destruidos los generadores de luz, agua, gas, y hay una gran falta de medicamentos, alimentos sin que se puedan suplir todas estas necesidades humanitarias. E Israel continúa atacando con tanques, bombardeando, luego de invadir Gaza con su ejército, y en los campamentos de refugiados sufren la agresión, atacaron el campamento de refugiados al-Maghazi (ubicado en el centro de la franja de Gaza), donde sólo el 20 de julio asesinaron a cinco civiles y dejaron a otros veinticinco heridos. El gobierno de Israel está aprovechando la atención de los medios de comunicación y del liderazgo mundial para destruir la Autoridad Palestina y ocupar nuevamente Gaza, y todo el territorio palestino de Cisjordania.

En el Líbano, bajo el pretexto de derecho a defenderse esgrimido por Israel, es una violación del Derecho Internacional del Artículo 51 de la ONU, que no fue cedido ni dado por ninguna nación del mundo, para que Israel use una máquina destructiva para arrasar a un país soberano, independiente y miembro de las Naciones Unidos.

¿Esto se enmarcaría dentro de lo que Estados Unidos llama “guerra preventiva”?

Es mucho más que eso. Lo que está pasando es un Terrorismo de Estado por parte de Israel, en nombre de atacar fuerzas expresivas que son parte de los gobierno, como Hamas, que fue electo democráticamente por el pueblo en Palestina; y Hezbollá que es una fuerza política del Líbano, que participa con ministros y diputados en el parlamento libanés elegidos democráticamente.

La cuestión de los soldados capturados, deberían ser negociados pacíficamente, y dejar prevalecer el diálogo entre el gobierno libanés e israelí. Pero Israel lo que pretende es destruir la economía del Líbano, para luego desaparecer. Es lo mismo que quiere con la Autoridad Palestina.

Luego del largo proceso de paz de Oslo, Israel lo quiere acabar. Y efectivamente puedo anunciar que el proceso de paz en Medio Oriente está muerto. Por eso se precisa la intervención mundial, y especialmente de las grandes potencias y del Consejo de Seguridad de la ONU a través de la convocatoria de una conferencia de paz internacional, para involucrar a todos los implicados en el conflicto, e imponer a todos las resoluciones de la ONU y el derecho internacional que Israel niega aceptar, respecto al conflicto árabe-israelí.

Usted mencionaba la participación de Hamás y Hezbollá en los gobiernos, y la utilización que hace Israel y Estados Unidos para presentarlos únicamente como organizaciones terroristas, cuando tienen desarrollo político, e imponen el ícono del terrorista cuando se oculta la actividad política.

En enero del año 2000 hubo una elección democrática y transparente en los territorios palestinos. De ella participaron más de dos mil observadores internacionales, entre ellos James Carter, que validaron el proceso democrático palestino. Y Hamás ganó las elecciones. Y si Hamás es un grupo intransigente, es gracias a que el gobierno de Israel no quiso negociar antes con el presidente Arafat, conocido en el mundo como el hombre más moderado del liderazgo palestino. Gracias a la intransigencia y radicalismo, a la falta de conducción en las negociaciones de parte de Israel, llega Hamás al poder. Además, la falta de negociaciones de Israel con el gobierno legítimo del Líbano para la liberación de los presos libaneses y devolver los territorios ocupados, deja la situación en una tensión permanente por como lleva adelante su política.

Está política israelí lleva a la población árabe al radicalismo y no a la moderación. Y así Israel favoreció el voto a Hamás, y que actualmente por la crueldad de la máquina destructiva, el comportamiento inhumano del gobierno de Israel, está dejando a Hezbollá como una fuerza indiscutible en todo Medio Oriente, porque la población árabe no va a aceptar ser humillada y aniquilada por la máquina de guerra de Israel, como cualquier otro pueblo en el mundo. Y eso es lo que llamo la locura y arrogancia del gobierno de Israel de querer arreglar los problemas por la vía bélica. Nosotros estamos comprometidos con el proceso de paz, y continuamos como Autoridad Palestina, en el mismo. Pero lamentablemente se formó un grupo, llamado el “cuarteto”, conformado por los cuatro poderes del mundo, Rusia, la Unión Europea, la ONU y Estados Unidos, para conducir el proceso de paz vaciado por la Hoja de Ruta. Y ese “cuarteto” delegó al gobierno de Estados Unidos a conducir el proceso de paz en Medio Oriente.

Y Estados Unidos, se quedó con sus problemas y permaneció pasivamente por lo que delegó el poder de conducción del proceso de paz de la Hoja de Ruta, al gobierno de Israel. Y el primer minsitro de Israel, en vez de llamar a una conferencia de diálogo y negociaciones con los gobiernos de Palestina, del Líbano, de Siria, buscó imponer unilateralmente las fronteras de Israel a su manera, e imponer por la fuerza una paz que Israel cree que puede imponer porque se saben los más fuertes y poderosos militarmente de la región.

Por eso afirmamos siempre que por el camino de la guerra, de los aviones y tanques, no va a haber paz. Va a generalizar una guerra y el conflicto, va a destruir el proceso de paz y esto atenta contra la seguridad de la región y hasta con la paz mundial. Por eso es responsabilidad de todo el mundo, de dirigirse a los gobernantes de Israel e utilizar los medios del derecho internacional y al Consejo de Seguridad de la ONU, para una intervención y mandar fuerzas de observación para separar al ejército de Israel y terminar con la ocupación, con lo que están desafiando al mundo árabe en general.

"El proceso de paz en Medio Oriente está muerto"

Usted hablaba de un “cuarteto” conformado por la Unión Europea, Rusia, la ONU y Estados Unidos, pero este grupo es desparejo porque son tres por un lado, con el control de la ONU y de los aliados de la OTAN, la Unión Europea, por parte de Estados Unidos, por lo que la mayoría de sus integrantes apoyan y abastecen militarmente a Israel, y de ahí nuevamente el pobre papel de la ONU.

Lamentablemente es así. Las grandes potencias son inoperantes. Creo que las demás naciones del mundo sí pueden operar, a través de sanciones al gobierno de Israel, de tipo económico, político y diplomático, hasta que Israel acate las resoluciones de la ONU y respete el derecho internacional.

El mundo no puede continuar permitiendo esto. El Estado de Israel es un Estado fuera de la Ley, mientras que las autoridades israelíes que están protegidos por el gobierno estadounidense, por lo que tienen inmunidad para hacer lo que quieran, aniquilar y destruir a cualquier país en Medio Oriente. Sin ningún catigo, sin ninguna medida internacional, va a seguir igual.

Por eso es una responsabilidad mundial obligar a Israel a que se siente en la mesa de negociaciones y respetar el derecho internacional.

Poca gente en el mundo sabe que el único Estado del planeta que no tiene Constitución es Israel. Esto lo hace que internacionalmente no puede ser reconocido como Estado hasta que no tenga Constitución. Además, es el único país en el mundo que no definió sus fronteras. Las fronteras de Israel son extendidas siempre, según el liderazgo israelí, hasta donde tienen alcance sus aviones y tanques. Entonces tampoco puede ser reconocido por el mundo como un Estado hasta que no defina sus fronteras, como las demás naciones soberanas y libres del mundo. Es el estado de derecho internacional.

El mudo en cambio, cierra los ojos, y sólo hablan del derecho de Israel a defenderse. Nosotros queremos escuchar hoy que el pueblo libanés tiene derecho a defenderse, que los palestinos tienen derecho a defenderse ante la agresión y la violación del derecho internacional y el Artículo 51 de la ONU.

Cuando George W. Bush asumió la presidencia, dio una señal muy clara sobre Medio Oriente diciendo que su único aliado en la región era Israel. Esto, ¿qué margen de estrategia diplomática le deja a Palestina y a los países de la región? Teniendo en cuenta la doctrina de Israel de invadir territorios como medida defensiva, como si fuera viable que cualquier país invadiera a otro, junto con las incursiones militares en Palestina y al Líbano, durante años, para aniquilar a un dirigente político, y dejando decenas de muertos civiles llamados “víctimas colaterales”.

El proceso de paz ha fracasado gracias a la falta de honestidad, transparencia y de imparcialidad del gobierno de los Estados Unidos en la conducción del proceso de paz en Medio Oriente. Esta conducta perjudica también a los intereses de Estados Unidos, por lo que tienen que revisar su política y escuchar más al mundo árabe y a sus intereses, si quiere seguir teniendo amigos en el mundo árabe.

Hasta ahora el gobierno estadounidense manda mensajes de esperanza camuflados, a los palestinos y a los árabes, de que debe haber un Estado Palestino al lado del Estado de Israel, un Estado democrático viable...¿pero que ha hecho en la práctica? Sólo dio luz verde para la destrucción por parte de Israel, lo que quedó de la infraestructura de la Autoridad Palestina, que puede ser en el futuro un Estado soberano e independiente palestino.

Cuando Estados Unidos habla de los derechos humanos, del sufrimiento y de la libertad, no se fijan de lo que está pasando en Palestina, ni tampoco dicen claramente por cuánto tiempo, cuantos años o cuántas centenas de años, que debe aguantar el pueblo palestino la humillación, la ocupación, la aniquilación, el sufrimiento, la miseria y la pobreza.

El 70 por ciento de los palestinos viven por debajo de la línea de la pobreza, mientras que el 85% de la población de Gaza, de familias de cinco integrantes, debe vivir con apenas un dólar por día para alimentarse. Y a pesar de esto, el pueblo palestino es castigado por Estados Unidos y la Unión Europea por elegir democráticamente a sus representantes a través del voto.

¿Qué mensaje manda así Estados Unidos a la democratización del mundo árabe? Así nos están diciendo que quieren una democracia, pero no la que pregonan, sino que quieren mandar las listas de candidatos a quienes deben votar, y si votan lo contrario habrá un castigo, un bloqueo económico, y serán llamados terroristas, criminales y anti paz, porque pretenden que se obedezca a la democracia que ellos fabrican y exportan, como exportan alimentos a los supermercados. Eso es la exportación de una democracia dirigida a su modo, a sus intereses, y esto el mundo árabe ni ninguno del mundo lo puede aceptar.

En tal sentido Estados Unidos llevó adelante elecciones en Irak, una vez que la ocuparon...

Yo no estaba de acuerdo de que Palestina hiciera elecciones bajo la ocupación. Sólo la insistencia la hizo posible, para dejar después para las negociaciones, la Autoridad Palestina, se hiciera posible la creación de un Estado palestino soberano, bajo la concepción de un país soberano y cree sus propios partidos políticos e ir a elecciones.

El gobierno estadounidense quiere hacer un laboratorio para experimentar tipos de democracias a su servicio en el mundo árabe. Y nosotros las aceptamos, sólo que los palestinos no quisieron elegir a los candidatos puestos por el gobierno de Estados Unidos y eligió a Hamás. Yo no soy ni militante ni simpatizante de Hamás, pero soy defensor del respeto del resultado de las elecciones democráticas de Palestina como en cualquier otra parte del mundo, por lo que tengo la obligación de defender el proceso democrático palestino, y su resultado. Porque todo proceso tiene un resultado.

Y yo recuerdo muy bien cuando fue electo Sharon [1] como primer ministro de Israel, para nosotros y para todos los pueblos del mundo, era un terrorista. Desde su juventud, desde 1948 con las masacres de Deir Yassin (250 palestinos asesinados con ametralladoras y cuchillos el 9 de abril de 1948), de Qibya (“Las órdenes de Sharon consistían en penetrar en Qibya, dinamitar las casas e infligir un elevado número de bajas a sus habitantes”, señala el historiador israelí Avi Shlaim, sobre la matanza de al menos 70 civiles producida en 1953) Sabra y Chatila (entre las 6 de la tarde del 16 de septiembre y las 8 de la mañana del 18 de septiembre de 1982, con un saldo de 18.000 muertos y 30.000 heridos, en su mayoría civiles, violando a mujeres y niños), y como la de sus últimos días de su vida como la masacre de Jenín (incursión del 3 de abril de 2002 en la que murieron 500 civiles asesinados en un campo de refugiados y enterrados en fosas comunes).

Cuando fue electo primer ministro, el pueblo palestino representado por sus autoridades dijo claramente que había que respetar claramente la determinación del pueblo israelí, y negociar con los terroristas electos por el pueblo israelí. Ellos están obligados a respetar a las elecciones palestinas.

Hoy en día, un tercio de los ministros del gobierno palestino, y un tercio de los diputados del Parlamento palestino, están secuestrados. Es una violación del derecho internacional. Y nadie le dice a los palestinos que tienen derecho a defenderse.

Hay 10.000 civiles palestinos secuestrados de territorios palestinos, de los cuales más de 1.000 son menores de edad. Y nadie habla del derecho a la libertad de esos prisioneros. Entonces la población palestina y la árabe se pregunta: ¿Cuántas vidas humanas palestinas o libanesas valen igual a una vida israelí?

El mundo nos pide calma, y somos calmos. El mundo nos pide paciencia, y somos pacientes. Tenemos el derecho a la resistencia, y el mundo nos dice que no practiquemos la resistencia como el resto de los pueblos colonizados u ocupados. A eso le decimos que no queremos practicar la resistencia, no queremos la fuerza, pero que digan qué hay que hacer o que hagan las cosas por nosotras. Ese es nuestro llamamiento a todo el mundo y a todos los gobiernos libres y democráticos del mundo, a las grandes potencias y al Consejo de Seguridad de la ONU.

"No hay que trabajar sólo por la paz en Medio Oriente sino por un mundo más justo"

Ante un supuesto panorama en que un país árabe tuviera 10.000 presos israelíes, hubiesen arrojado bombas atómicas, porque evidentemente Israel no busca el diálogo sino que se maneja dentro de los parámetros del totalitarismo.

Es lamentable que esto acontezca en el siglo XXI, cuando ya no debería haber guerras, porque el mundo debe buscar un camino mejor para las futuras generaciones, donde existen hoy en día 38 millones de refugiados en el mundo, cuando dos tercios de la Tierra vive debajo de la pobreza, un mundo encaminado a tener a una pequeña parcela que viva bien en medio de la injusticia, un mundo que debería gastar todo lo que destina a la industria bélica para resolver problemas sociales, la pobreza y las enfermedades. Gran parte de Africa está condenada por falta de recursos médicos y alimenticios, que en el mundo rico de las grandes potencias deberían hacer algo. No hay que trabajar sólo por la paz en Medio Oriente sino por un mundo más justo.

Volviendo al escenario de conflicto, la prensa manipula directamente a la opinión pública escondiendo a los presos que tiene Israel y tira las culpas sobre los árabes.

Esto tiene que ver con cómo el mundo mira, y se mide con dos varas. Israel puede hacer lo que quiere, contra quien quiera y nadie tiene derecho a hacer nada contra Israel. Y ese manifiesto lamentable manifestado por algunos países a Israel. Lamentable.

En tal sentido, Estados Unidos y Gran Bretaña, que son los más determinantes del Consejo de Seguridad de la ONU, adoptaron una política de “dejar hacer” a Israel, y ni siquiera demuestran una presión política para frenar la escalada de violencia. ¿Puede responder a una estrategia estadounidense en la región? Esto a la luz del empantanamiento de Estados Unidos en Irak, país que invadió bajo falsas pruebas, ahora apaña la agresión israelí bajo el paraguas de la guerra contra el terrorismo, pueda generarse una guerra que “justifique” una intervención sobre el Líbano, Palestina, Siria e Irán; y luego introducirse en un escenario de confrontación absoluta.

La actuación de Israel en este momento no ayuda a ninguna pacificación, sino todo lo contrario. A pesar de todos los palestinos somos muy optimistas. Todavía tenemos fe en la conciencia mundial y de la participación positiva del mundo en un proceso de paz. Porque partimos de la catástrofe palestina de 1948 que posibilitó la creación del Estado de Israel, y causó actualmente de cinco millones y medio de palestinos en la diáspora, tres millones en campamentos de refugiados en el mundo árabe...a pesar de todo somos optimistas. Porque tarde o temprano la justicia va a reinar en Medio Oriente, porque somos un pueblo que tiene capacidad de resistir, y resistirá el tiempo que sea necesario hasta que conquistemos el derecho a la autodeterminación, la independencia y la creación de nuestro Estado soberano e independiente, con el derecho de los palestinos refugiados a retornar a su tierra.

Creo que vamos a conseguir esto y que vamos a vivir en paz con los israelíes. Nosotros consideramos que la población es víctima de la manipulación de intereses ajenos, y que nuestro trabajo es extender la mano y trabajar con ellos para convencerlos de que por las armas, conflictos y guerras, no van a conseguir nada. Sólo sentarnos a negociar, a hablar, será el único modo de vivir en paz. Y los israelíes no deben servir a intereses ajenos, porque van a vivir como Estado y como pueblo, el tiempo que Dios quiera, juntos en Medio Oriente, no van a ir a vivir a otro mundo por lo que están obligados a entenderse y vivir con los vecinos. Las guerras crean odios, y las negociaciones y la paz crean un futuro para las futuras negociaciones.

Gabriel Martin
Carlos Suárez

NOTAS:

[1] Ariel Sharon comienza su carrera en la organización terrorista Haganah, de la cual saldría el actual Ejército de Israel. Para 1950 dirigía la Unidad 101 un escuadrón de la muerte que asesinaba civiles árabes para obligar a sus familias a abandonar sus tierras.



© Gabriel Martin y Carlos Suárez
Todos los derechos reservados
Para reproducir citar la fuente.

. Entrevistas
. . "Reconocer que tuvimos una derrota no quiere decir que nos hayan vencido definitivamente"
. . Entrenamiento de militares por Estados Unidos y la ILEA: Dos caras de la misma moneda
. . "No son más Kirchner, Lula, Vázquez el eje político Latinoamérica: es Chávez"
. . "Alfonsín quiso ser primer ministro de la dictadura"
. . A 43 años de la Operación Rosaura: “El exilio de un muchacho peronista”
. Ir a la sección: Entrevistas

Investigaciones Rodolfo Walsh