Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Ideas > Artículos









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (En nombre de Alá)

 Generar una versión PDF de: (En nombre de Alá)



Ortodoxia islámica en Francia
 
Lic. Laura Inés Etcharren   
En nombre de Alá
Por Lic. Laura Inés Etcharren
(¿Quién es Lic. Laura Inés Etcharren?)
Publicado digitalmente: 25 de enero de 2006
Los musulmanes en Francia parecen tener muy presente la frase Bertolt Brecht:
“...no olviden que la regla es el abuso”

Nociones Preliminares: Cuestiones de género

Las diferencias de género han sido objeto de estudio y debate al interior de las ciencias sociales. Porque aunque la lucha por la reivindicación de los derechos de la mujer ha evolucionado notoriamente, todavía persisten ciertas estructuras tradicionales que pretenden anular y/o abolir el rol de la misma en las sociedades modernas.
Entre otras cosas, el feminismo, ha aportado algunos ritos y símbolos a la cultura política del siglo XX: Una fecha de identidad (el 8 de marzo en memoria de las 129 obreras textiles que murieron quemadas en Nueva York en 1908 durante los enfrentamientos por reclamos de mejoras salariales); un gesto de reconocimiento (las manos abiertas y unidas por los dedos pulgar e índice); y un color (el violeta, que representa la esperanza en un ideal igualitario y libre).
En cuanto a la sociología del género, la misma refiere al carácter cualitativo e interdependiente de la posición de las mujeres y los hombres en la sociedad. Esta rama de la sociología, surge alrededor de los años ’70 y es paralela a otras disciplinas que también se ocupan del género -psicología, antropología, biología- Principalmente, su aparición se debe a la reactivación de la protesta feminista así como a la incorporación de las mujeres al sistema de educación.
Las religiones, que a su vez van de la mano de las culturas con sus usos y costumbres correspondientes, son ejemplo de la opresión y el abuso que experimentan las mujeres en cuerpo y mente.
Por lo tanto, en este estudio se intentará mostrar a lo que puede llegar el hombre en nombre de Alá.

Breve introducción al mundo islámico

Desde siempre, los temas religiosos y las cuestiones que de ellos derivan han sido debatidos dentro del campo intelectual. Porque la religión es, entre otras cosas, una manera de percibir la realidad. Se podría decir que la religión es la cosmovisión que cada individuo tiene acerca del mundo. Es decir, si bien existen denominadores comunes entre las distintas religiones, también es cierto que cada una de ellas tiene principios particulares que las diferencian de las otras y las hacen más controvertidas.
El Islam, por ejemplo, es una de las religiones más interesantes. La misma, interviene de manera absoluta y extrema en las formas de actuar, pensar y sentir de quienes la practican.
A diferencia del catolicismo o el judaísmo, es raro que encontremos a un musulmán que no sea practicante. O sea, que solo crea en Alá pero sin seguir los preceptos establecidos en el Corán. En líneas generales, el musulmán, es literalmente religioso y consecuente.

EL Islam

La tradición islámica fija en el año 570 la existencia del profeta Mahoma. Quien surge y se desarrolla en la península arábiga. Su emigración dentro de Arabia Saudita estaba marcada por diversas luchas entre clanes y sectas.
Es importante destacar que, dentro del mundo árabe existe una importante división en cuanto a la visión que se tiene sobre el profeta.
Nos encontramos por un lado, con los seguidores del conjunto de los dichos y acciones que Mahoma efectuó en vida. Acciones que se fueron transformando en ejemplo para sus fieles. Fieles, que recibieron el nombre de sunna (sunnitas) Y por otro lado, nos encontramos con el grupo Shi’ita. Estos últimos son los seguidores del primo y yerno de Mahoma, considerado como su único sucesor legal.
Cinco son los principios básicos de este último grupo:
1.Creencia en la unidad divina.
2.Creencia en la profecía.
3.Creencia en la resurrección.
4.Creencia en los sucesores del profeta.
5.Creencia en la justicia divina.

Tanto los sunnitas como los shi’itas coinciden en los tres primeros principios y distan en los dos últimos. No obstante, ambas corrientes forman parte de un todo: son musulmanas.
Finalmente, podemos interpretar el Islam como una actitud ante el mundo y el Creador; una disposición del alma voluntariamente aceptada y una práctica consecuente con ella.
También es el camino de la salud, la paz y la salvación.
No es sólo una religión. Es un modo de vida sustentado en una doctrina, una cosmovisión que abarca todos los temas e intereses humanos.
Islam significa someterse a la voluntad divina para obtener la paz y la salvación. Quien sigue por la vía del “sometimiento” a la voluntad divina y a sus mandatos recibe el nombre de musulmán.

La mujer en el Islam

El pensamiento del Islam tradicional acerca de la mujer es muy controvertido.
Para darnos una idea de ello, repasemos brevemente algunos textos coránicos sobre la mujer.
-Los hombres están un grado por encima de ellas.
-Los hombres tienen autoridad sobre las mujeres en virtud de la preferencia que Alá ha dado a unos sobre otros y de los bienes que gastan. Las mujeres virtuosas son devotas y cuidan, en ausencia de sus maridos, lo que Alá manda que cuiden. ¡Amonestad a aquéllas de quienes temáis que se rebelen, dejadlas solas en el lecho, pegadles! Si os obedecen no os temáis más con ellas.
-Vuestras mujeres son campo labrado para vosotros. ¡Venid, pues, a vuestro campo cuando queráis!
-Los derechos de las mujeres sobre sus esposos son iguales a los derechos de éstos sobre ellas.
-Según la Sunna la mujer es menos inteligente y religiosa que el hombre.
-La mujer tiene la obligación de casarse. Porque casarse significa por un lado, la mitad de la religión. Es decir, aquel que se casa cumple la mitad de la religión; la otra mitad es el temor a Alá. Y por otro lado, es una caridad ofrecida a Alá.
-Las musulmanas no pueden casarse con un no-musulmán.
-Excisión en la mujer. La ablación tiene como fin reducir el deseo sexual femenino. Según los preceptos islámicos si la mujer conserva el clítoris vive con un exceso de excitación y con un deseo muy fuerte para los hombres. Por tal motivo, la inmoralidad y la lascivia existentes entre las mujeres asiáticas y occidentales no se dan entre las mujeres de los musulmanes.
-En cuanto al velo, su uso se fue extendiendo paulatinamente. La mujer es toda ella desnudez y la desnudez hay que ocultarla .”
-La lapidación o flagelación a los adúlteros.

Violencia: La ambigüedad de los mensajes religiosos

Por definición, la violencia, es una interacción social que tiene como resultado inmediata personas o cosas que resultan dañadas.
El componente físico se presenta como esencial a la hora de comprender los actos violentos, dado que aparece en cualquier interacción social violenta y además, suele ocurrir contra la voluntad de aquellos que la sufren directa o indirectamente.
La violencia varia notablemente en sus manifestaciones, ya que puede ser utilizada con propósitos bien dispares y por actores muy diversos - individuales o colectivos-.
Y también puede darse de manera espontánea, o bien de forma planificada, ya sea en contextos de grandes agregados como en el seno de pequeños grupos sociales.
Las religiones profesan el amor y la paz al mismo tiempo que el sometimiento y la violencia en cualquiera de sus manifestaciones. Cuativerio de mujeres en nombre de la religión, en nombre del creador.

El poder machista en Francia

El auge del islamismo extremista en Francia pone en jaque los derechos obtenidos por las mujeres en los últimos años.
En los suburbios de Francia, las mujeres de origen musulmán son obligadas por los hombres de la familia a llevar velo. Experimentan violencia sexual y poligamia. Y de este modo, las generaciones venideras, se encuentran frente a la reproducción del poder machista en los guetos.
Según el diario de español El País, “más allá de las fachadas elegantes de París y otros grandes núcleos urbanos, se despliega un mundo de guetos, donde la vida es difícil para la mayoría de los habitantes, particularmente si son mujeres: un clima de violencia sexual y de acosos responde a la reconstrucción del poder machista, favorecido por la tradición patriarcal de las familias de inmigrantes y potenciado por la instalación del islamismo extremista, que cuestiona todos los avances de la condición femenina.”(Diario El País, 31/12/05)
Estas situaciones de eterno conflicto y violencia se deben, entre otras cosas, a que por lo general, las culturas que ingresan en otros culturas como producto de los movimientos migratorios intentan intervenir de forma extrema en la cultura originaria. Es decir, los musulmanes que hoy forman parte de la sociedad francesa pretenden imponer sus usos y costumbres sin importar que casa sociedad tiene su propia idiosincrasia. Pretenden penetrar con su cultura obviando legislación y derechos adquiridos.
De un tiempo a estar parte, las chicas que habitan esos barrios se han dado cuenta que la única salida al caos patriarcal impuesto por la ortodoxia de los musulmanes es la escuela. Sin embargo, las jóvenes han terminado por creer menos que su mayores que la educación sea una posible vía de emancipación. Hasta aquí llega el poder de los hombres musulmanes.
Con respecto a esto, según un grupo de investigadores sociales las cifras son alarmantes: “Entre los jóvenes de origen magrebí, el 27% de las chicas abandonan la escolaridad obligatoria sin haber logrado diplomarse, frente a nada menos que un 42% de varones. Sólo un 20% de mujeres de origen magrebí cursan estudios superiores, frente a un 34% de chicas procedentes de otros países europeos y un 44% de mujeres de origen francés.”(Diario El País, 31/12/05)

Contrapartida: La lucha de las mujeres continúa

Frente a la involución de las mentalidades y a los abusos que se han ido incrementando en los guetos franceses, las mujeres luchan por conservar e incrementar sus derechos. Tanto es así, que ha surgido el denominado movimiento “Ni putas, ni Sumisas”
Un movimiento que también surge en el seno del peligro barrial francés. Pero que de todos modos se presenta como una alternativa de lucha y refugio para las mujeres que padecen la dominación masculina proveniente de aquellos musulmanes ortodoxos que cometen atrocidades ilimitadas bajo el supuesto refugio de Alá. O sea, todo es, en nombre de Alá.
Ahora bien, el movimiento “Ni Putas ni Sumisas” propugna un feminismo laico y republicano con el objetivo de equiparar los derechos de las mujeres del extrarradio con los del resto de las francesas.
La presidente de esta asociación es la señora Fadela Amara. Una mujer de aproximadamente cuarenta años y que anteriormente fue militante de SOS Racismo.
El problema al que deben enfrentarse cotidianamente las chicas que viven en los barrios parisinos no se reduce en lo absoluto a las mujeres procedentes de la inmigración. Los abusos han alcanzado a las mujeres de nacionalidad parisina, quienes viven igual de excluidas de los espacios públicos que las otras.
Fadela cuenta que por ejemplo: “La preservación de la virginidad a toda costa supone un freno a las libertades y un sometimiento al control masculino y al tribunal de la comunidad.”
Claro está que estamos en presencia de un peligroso y triste sometimiento patriarcal que parece haber naturalizado la violencia para con la mujer con una forma de vida.
Porque este tipo de situaciones, independientemente de no existir en todo el mundo, existen. Por ende, no reflexionar llamando al debate, a la lucha y a la movilización de los gobiernos, es una forma de legitimar y reproducir la violencia, poniendo aún más en peligro, no solo a los sectores que la padecen sino también al resto del mundo, ya que la violencia al igual que cualquier otra forma de daño que atente contra la salud mental de un ser humano, con los años, tienden a propagarse como una epidemia.
Fomentar la conciencia social y reconstruir los lazos de solidaridad fragmentados es una tarea que nos comepete a todos.
La educación con respecto a la sexualidad y a la sanidad, es otra de las tareas que deben incrementarse para poder frenar la vorágine religiosa.
"La sexualidad ya era un tema tabú para las familias que practican el Islam", explica Hélène Orain. Pero desde hace años asistimos a la llegada de imanes procedentes de otros países, que van implantando una versión muy tradicional de la mujer musulmana: velada, en casa, sumisa, que sufre todas las humillaciones que se le impongan. Es un discurso extremadamente patriarcal, machista y reaccionario."(Diario El País; 31/12/05)

Un ejemplo lamentablemente demencial en nombre de Alá

A principios de enero de 2006 el diario El País dio a conocer una nota escalofriante titulada: Cautivas en nombre de Alá.
Durante catorce años un marroquí inmigrante en Francia mantuvo prácticamente aisladas a su esposa e hijas.
Todo ocurría en Romans-sur-Isère, un pueblo situado al sur de Lyón, cerca de la ciudad de Valence.
Según se ha revelado, un tribunal ha condenado al padre a diez meses de cárcel con suspensión de pena y sobre todo lo ha privado de todo derecho paterno.

Consideraciones finales

En realidad, más que de consideraciones finales debemos hablar de consideraciones parciales. Porque dadas las circunstancias, el problema por el que atraviesan las mujeres inmigrantes y no inmigrantes en los guetos de Francia tiene mucha tela por cortar.
El problema es de gran complejidad y con miras de propagación si las autoridades no apoyan a la Asociación “Ni putas, Ni sumisas” elaborando además, planes alternativos para ir resolviendo paulatinamente esta barbarie que debería ser impropia de las sociedades modernas. Dado que en teoría, desde la tradición a la actualidad tendría que haber habido una evolución en las mentalidades de los hombres y un cierto agiornamiento de las religiones, fundamentalmente, de las instituciones religiosas y sus representantes.
La frase en nombre de Alá es absolutamente reveladora de un tipo de pensamiento enfermo, enviciado de fanatismo, fundamentalismo y ortodoxia que atenta contra el bienestar social, poniendo en peligro, entre otras cosas, el tejido social de una sociedad penetrada por el Islam.
Porque el extremismo que puede observarse se convierte en un elemento nocivo para el desarrollo y la evolución de la sociedad y el individuo.
Las mujeres inmigrantes y no inmigrantes se presentan ante los ojos del mundo como mujeres sujetadas a los preceptos religiosos islámicos de la mano de un fanatismo que atenta contra el psiquismo y la moral de las mismas.
En nombre de Alá, puede interpretarse también, como una escudería del hombre mismo. Es decir, Alá, sería el velo con que el hombre violento intenta cubrir su parte más oscura, su esencia violenta, desposeída de pureza y embebida de una ortodoxia peligrosa en gran escala para la mujer, pero con el tiempo, peligrosa para toda la humanidad.
La urgente necesidad de control social por parte de los gobiernos debe ser primordial para la resolución del conflicto. Un conflicto que tiene un trasfondo de suma delicadeza, en tanto que los hombres también se someten a los preceptos de algo o alguien que no ven, pero que sin embargo, actúa sobre sus yo de manera dominante.
Entonces, la dominación de Alá al hombre musulmán luego se traduce en la dominación del hombre en la tierra para con la mujer. Porque simbólica o no, la dominación es una característica de todas las religiones. Religiones generadoras de culpa y ávidas de coptar más fieles para operar en nombre de...
En el caso de la religión islámica, todo es, en nombre de Alá. Y las diversas corrientes islámicas se basarán pues en el Corán, para tomar aquellas decisiones de corte político y social.


Bibliografía Consultada

Diccionario de Sociología. Giner, Salvador- Lamo de Espinosa, Emilio- Torres, Cristóbal. Ciencias Sociales, Alianza Editorial. Madrid, España, 1998.
Delito y Sociedad, N°8, 1996. Tamar Pitch ¿Qué es el control social?
Bourdieu Pierre. “La dominación masculina”. Editorial Anagrama, Colección Argumentos. Barcelona, 2000.
¿Qué es el Islam? Parte I. Ediciones Mezquita At- Tauhid, Buenos Aires, Argentina. La Mujer en el Islam. Parte III. Ediciones Mezquita At- Tauhid, Buenos Aires, Argentina.
www.elpais.es Publicación digital 31 de diciembre de 2005.
Discriminación en Francia. “Crece el poder machistas en los guetos de franceses”
www.elpais.es Cautivas en nombre de Alá. 7 de enero de 2006.
www.mundoarabe.org
Bertolt Brecht; La excepción y la regla.

Artículos
. Carta de un teólogo ecuatoriano a la Venezuela bolivariana
. La Revolución Rusa
. Rodolfo Walsh: Su pensamiento político
. Arequito: El Ejército se identifica con el pueblo
. El inicio de la lucha contra la viruela por el Canónigo Saturnino Segurola
. Qué se dijo sobre el 17 de Octubre
. Don Bernardo de Irigoyen
. El Legado de Jorge Abelardo Ramos
. Israel y Palestina: Antecedentes
. Los intelectuales y la utopía
. Friedrich List: Poder Nacional en las raíces del pensamiento de Perón
. Hernández Arregui, ese lanzallamas
. Los límites del pensamiento de Jaguaribe
. «Populista», un nuevo insulto
. La integración de América en el pensamiento de Perón
. La Unidad de la América Indo-Española
. Hans Küng: el fígaro de Cristo
. Hegel, Marx y la Diálectica
. Hamlet: La lucha del ser y el poder de las pasiones
. Lazos de familia
. El Liberalismo o el egoísmo como móvil de la actividad humana
. Los locos de adentro y la locura de afuera
. El Mundo Árabe
. El regreso de un doxósofo
. Las Maras: Panorama callejero centroamericano
. De la tradición gauchesca a la emergencia de la ciudad
. Historia de la Sociología en Argentina
. Respetar la diversidad cultural
. La independencia política en la independencia semántica
. América Latina: sus tradiciones populares
. Carta abierta a Norberto Galasso
. El problema de la revolución socialista en los países atrasados
. Spilimbergo y su mirada alternativa sobre la "Comunidad Organizada"
. China: El Partido Comunista en el poder (1949-1960)
. La Revolución China
. Güemes y la "gente decente" de Salta
. "¡Hay que olvidarse del peronismo!".... (¿hay que olvidarse del peronismo?)
. El año uno de la era Latinoamericana
. El Eurocentrismo
. El Materialismo Vulgar
. La Revolución de Mayo
. San Martín no fue masón
. La simbología nazi del Imperio
. Historia Universal de la infamia
. De Nixon a Bush II: para entender al Imperio
. El imperio en 2005
. No hay choque de civilizaciones
. Carta Abierta a José Saramago
. Jornada Nacional por la Recuperación de los Ferrocarriles
. Contra el burocratismo
. La teoría de los doxósofos
. Ayudar a los pobres beneficia a los ricos
. Tilingos
. De la caminata a la revolución
. Un replanteamiento sobre la maldición de los recursos
. La base económica del poder imperial
. Estamos viviendo en un imperio sin fronteras
. Apuntes para la Militancia
. "¿Globalización, imperio o imperialismo? Un debate contemporáneo?"
. Apuntes para una introducción y una iniciación en el estudio de la filosofía y de la historia de la cultura
. Los ojos del Duce
. El Control de los Medios de Comunicación
Ir a la sección: Artículos

 
Investigaciones Rodolfo Walsh