Página Principal
Página Principal Mapa del Sitio Resumen del Sitio Contactanos Suscribite a nuestro boletín informativo Página Principal
Buscar en el Sitio:  
www.rodolfowalsh.org > Dossiers > Plan Guaraní









HERRAMIENTAS

 Versión para imprimir de: (Irresponsabilidad y aventurerismo)

 Generar una versión PDF de: (Irresponsabilidad y aventurerismo)

Paraguay - Estados Unidos:
Irresponsabilidad y aventurerismo
Por Luiz Alberto de Vianna de Moniz Bandeira
Publicado digitalmente: 30 de septiembre de 2005
Este análisis del profesor Moniz Bandeira sobre un candente tema que involucra al MERCOSUR, se conoce por primera vez en español y es traducido especialmente para La ONDA digital por Cristina Iriarte
http://www.uruguay2030.com/LaOnda/LaOnda/255/B2.htm

Desde el inicio de los años 90, a fin de reducir costos y personal militar, el Pentágono delineó una nueva estrategia para la instalación de bases militares en el exterior. Buscó construir en otros países pistas de aviación, cuarteles, stocks de carburante y equipamiento, etc., pero sin ocupar permanentemente estas bases con las Special Operations Forces (SOF). Lo que interesa al Pentágono es que ellas sean conservadas en buen estado y en condiciones de uso instantáneo, en el momento en que alguna intervención militar directa se torne necesaria.

Estas bases también son periódicamente utilizadas como punto de partida y apoyo para ejercicios (a) de entrenamiento de tropas americanas, y (b) de entrenamiento de tropas de los países clientes, así como familiarizarlas con equipamientos militares americanos, creando condiciones para futuras ventas. Además de servir también para la recolección de inteligencia, constituye así un medio de promoción de ventas de material bélico, armamentos y municiones, un comercio dirigido por el Pentágono. Bases de este tipo fueron instaladas en Mauritania, en Mali y probablemente en otros países de África.

Los objetivos de Estados Unidos, en América del Sur, siempre fueron asegurar las fuentes de materiales estratégicos, tales como los campos de petróleo en Colombia, Ecuador y Venezuela, las minas de estaño en Bolivia, las minas de cobre en Chile, y mantener abiertas las líneas de acceso1. Y, durante la década de 1990, el Pentágono instaló, en América del Sur y en islas próximas, cerca de 20 guarniciones militares, divididas entre bases aéreas y de 17 bases terrestres de radar, en las cuales acuartelaban cerca de 1.500 mil soldados, a un costo estimado de U$S 337 millones. Además de la base de Manta, en Ecuador, contaban con tres en Perú y 4 en Colombia, siendo el restante móvil y en lugares secretos. Crearon incluso una base de entrenamiento de combate naval en Iquitos, Perú, y la Escuela de Selva del Ejército ecuatoriano, en El Coca. Y en estas dos bases, financiadas totalmente por el programa Joint Combined Exchange Training (JCET), del Pentágono, cerca de 160 soldados y 30 civiles americanos entrenaban el Batallón Antinarcóticos del Ejército de Colombia, al mismo tiempo en que pilotos, supuestamente civiles, tripulan y controlan aviones y helicópteros enviados para apoyar a la Policía Antinarcóticos, en Mariquita, San José del Guaviare y Puerto Asís. Estos aviadores americanos son altamente calificados para operar estaciones de radar, captar cualquier señal radial en la selva e interpretar sofisticadas imágenes de cámaras de “multi-espectro”, capaces de identificar cualquier objetivo en la selva.

En 1999, el presidente de Argentina, Carlos Menem, ofreció a los Estados Unidos la Escuela de Monte, que el Ejército argentino posee en la provincia de Misiones, con 10.000 hectáreas y en una zona muy próxima a la frontera con Brasil, para entrenamiento en combate en la selva de sus unidades de contra-insurgencia. Cuestiones constitucionales en Argentina y la manifestación de desagrado por parte de Brasil, sin embargo, confluyeron para frustrar el proyecto.

En el Paraguay, desde 1969, Estados Unidos tenían el proyecto de instalar una base militar. En 1983, durante la dictadura del general Alfredo Stroessner, técnicos americanos construyeron la base denominada Mariscal Estigarríbia, en la provincia de Boqueronen, localidad con solamente 3.000 habitantes, en el Chaco Paraguayo, cerca de 250 Km da Bolivia y próxima das provincias argentinas de Formosa e Salta.. Esa base posee enorme sistema de radar, amplios hangares y una torre de controle de tráfico aéreo. La pista, con un total de 3.500 Km (de 22º01’43.75" a 22º03’36.70"), es más grande que la del aeropuerto internacional de Asunción y fue restaurada y ampliada en los años 90. Esa pista permite aterrizaje aviones de mayor tamaño, como los Galaxy y los B52.

En 1994, los americanos comenzaron a construir una base, llamada Largos Caminos, em el Departamento de São Pedro, donde hay depósitos de uranio. En Departamento de Caazapá, región oriental, hay otra base, también construida por técnicos americanos. Y, desde entonces, varios ejercicios militares fueron efectuados en la región por fuerzas conjuntas de los Estados Unidos y Paraguay. El 14 de enero de 2003, un avión de la Marina de los Estados Unidos - Hércules C-130, Prefijo AX-4994 - con 11 fusileros navales, que intentara entrar en territorio boliviano para llegar al Paraguay, invadió el espacio aéreo de Brasil y fue obligado a aterrizar en el aeropuerto Jorge Teixeira, en Porto Velho (Rondônia), por no tener autorización para sobrevolar el territorio brasileño. Constó que los militares integraban el 7º Grupo de las SOF, que iban a realizar cursos de capacitación y operaciones conjuntas especiales con las Fuerzas Armadas de Paraguay, según indicó un pedido analizado y aprobado por el Senado de aquél país, a fines de 2003. Esta era la segunda vez, en tres meses, que una aeronave de los Estados Unidos sobrevolaba el espacio aéreo nacional entre Brasil y Bolivia.

El 8 de diciembre de 2003, al volar clandestinamente sobre el territorio brasileño, un helicóptero americano, perteneciente a la Atlanta-Jet, habría caído en la región del distrito de Abunã, próximo a la ciudad de Guajará-Mirim, limítrofe con Bolivia, cerca de 80 millas de Porto Velho. Al día siguiente, tres helicópteros norteamericanos, vinculados a la Drug Enforcement Administration (DEA), invadieron el espacio aéreo brasileño para rescatar a un civil y dos militares.

A través de Notas reversales, firmadas con los Estados Unidos, (05/05/2005), el Paraguay autorizó el ingreso de 400 soldados americanos, vigente a partir del 1º de julio de 2005 al 2 de diciembre de 2006, con la posibilidad de prórroga. Y, según consta, el proyecto es ampliar las instalaciones de Mariscal Estigarribia de modo de acuartelar cerca de 16.000 soldados o, incluso, 13 contingentes. Esta iniciativa, permitiendo el ingreso en Paraguay de 400 soldados americanos con inmunidades, y la amenaza de un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos, demuestran, mientras tanto, la irresponsabilidad del gobierno de Nicanor Duarte Frutos y el aventurerismo de la administración de George W. Bush, al inflamar el antiamericanismo y las tensiones entre los países de América del Sur.

El acuerdo de Paraguay con los Estados Unidos, tarde o temprano, tendrá que ser denunciado, dado su incompatibilidad con los compromisos asumidos con el MERCOSUR. Si el Paraguay, desde el término de la construcción de Itaipú, no está en mejor situación la causa es la debilidad de su estructura productiva, deficiente en cultura de trabajo y penetrada por la contravención. Y fuera del MERCOSUR, el Paraguay no es viable. Más del 30% de sus exportaciones se destinan al mercado brasileño y, si se considera el contrabando, este porcentaje se eleva a mucho más del 60%.2 También las exportaciones de Paraguay para otros países fuera del MERCOSUR pasan por las carreteras de Brasil, hasta los puertos de Paranagua, Santos y Río Grande, así como por el puerto de Buenos Aires, en el Río de la Plata. Además, Brasil compensa a Paraguay, anualmente, con cerca de U$S 240 millones, por concepto de royalties por el uso de la energía de Itaipú. Y, aunque no desee tomar tal medida, puede suspender el pago, en caso que sufra perjuicios considerables como la ruptura del MERCOSUR por parte de Paraguay.

Luiz Alberto Moniz Bandeira

© Luiz Alberto Moniz Bandeira
Artículo publicado inicialmente por Folha de São Paulo.
Todos Los Derechos Reservados
Para reproducir citar la fuente.
. Plan Guaraní
. . EE.UU. repiensa su presencia militar en Suramérica
. Ir a la sección: Plan Guaraní

Investigaciones Rodolfo Walsh